"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

22/12/14

Karl Marx y la técnica desde la perspectiva de la vida | Para una teoría marxista de las fuerzas productivas

 Si bien las fuerzas productivas son el corazón del metabolismo social, la pasión —en tanto fuerza esencial de la humanidad— es el corazón de las fuerzas productivas

Rolando Espinosa   |   En los dos ensayos incluidos en esta publicación Jorge Veraza se dedica cuidadosamente a esclarecer tres grandes problemas: qué son las fuerzas productivas, cómo fueron concebidas en el análisis materialista de la historia desarrollado por Marx y por qué constituyen el fundamento del desarrollo histórico de la humanidad. En el primero de los ensayos, del cual toma su título este libro (“Karl Marx y la técnica desde la perspectiva de la vida”), Veraza nos demuestra por qué la posibilidad de la revolución comunista depende, más que cualquier otra revolución, del desarrollo de las fuerzas productivas. De hecho —insiste el autor—, la propia revolución comunista es una fuerza productiva y su gran objeto de transformación es, simultáneamente, el mundo capitalista en su conjunto y todos aquellos modos heredados con que hemos producido la historia de la humanidad hasta nuestros días. 

Para Veraza todo aquello que permite producir y reproducir la vida son fuerzas productivas, pero es necesario diferenciarlas y especificarlas. Así en “El materialismo histórico en El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado” —el segundo ensayo incluido en este volumen— señala que existen fuerzas productivas vitales o naturales y fuerzas productivas humanas, y que estas últimas además pueden distinguirse de acuerdo al sentido práctico inmediato en referencia al cual están encauzadas y estructuradas: son fuerzas productivas procreativas las orientadas a la producción de sujetos y fuerzas productivas técnicas aquellas destinadas a la producción de objetos —ya sean para producir nuevos objetos o para el consumo y disfrute humanos.

Este segundo escrito tematiza los principales problemas relativos a las fuerzas productivas y la revolución que ya habían sido tratados en el primer ensayo, pero su argumento se concentra principalmente en torno al carácter premisial que las fuerzas productivas procreativas tienen sobre las técnicas y, en general, las razones y el sentido histórico de que en unas épocas predomine un tipo u otro de fuerzas productivas (en el precapitalismo las procreativas, en el capitalismo las técnicas).

En lo que sigue quiero comentar en detalle el texto que compone la primera parte de este libro, “Karl Marx y la técnica desde la perspectiva de la vida”, porque en él se plantean los problemas decisivos del leitmotiv que animará el resto de la obra de Veraza, especialmente su reflexión ulterior y tematizada sobre el devenir de las fuerzas productivas humanas. Veamos.

Según Veraza, nuestra humanidad consiste en una objetividad que siente y recibe las cualidades e impulsos energético-materiales del mundo y del conjunto de seres vivos. Los humanos somos seres objetivos que, en nuestro aspecto pasivo, sufrimos y gozamos el mundo como una totalidad en constante efervescencia. Empero, es justamente este apasionamiento el que nos impulsa a actuar y relacionarnos prácticamente con otros seres y con el mundo, a transformar objetivamente nuestras condiciones de existencia y a revolucionar nuestra realidad. La pasión es una poderosa fuerza productiva de la humanidad, es la fuerza esencial que nos encamina al goce, a la felicidad y a la libertad. Con esta idea Veraza recupera aquella tesis conclusiva de Miseria de la filosofía (1847) en la que Marx afirma que “de todos los instrumentos de producción, la fuerza productiva más grande es la propia clase revolucionaria”.

Sin embargo, asienta Veraza, la técnica, en tanto fuerza productiva objetiva, constituye la clave para el despliegue efectivo de estas capacidades y goces humanos. La técnica posibilita que la transformación y adecuación de la naturaleza de acuerdo a las necesidades humanas requiera cada vez menos esfuerzo y sacrificio y, por lo tanto, que la humanidad pueda ser cada vez más libre al producir condiciones de vida menos azarosas y limitantes.

Así este primer ensayo de Veraza nos permite reconocer que la reflexión marxiana sobre la técnica no es circunstancial ni mucho menos ingenua o apologética. Estas consideraciones arrojan nuevas luces sobre el pensamiento de Marx relativo a la técnica. Así podemos entender que en realidad el materialismo histórico y la crítica de la economía política en su conjunto se fundan en la “historia crítica de la tecnología” de la que habla Marx en El capital (tomo I, capítulo XIII).

Para Marx, las fuerzas productivas no se restringen a la tecnología ni toda técnica puede ser calificada como fuerza productiva; es su conexión con la vida y su sentido para la vida lo que confiere a la técnica —o a cualquier otra mediación metabólica, natural o social— su carácter de fuerza productiva. Las fuerzas biológicas de la naturaleza y las fuerzas tecnológicas socialmente producidas son fuerzas productivas porque redundan en la producción de vida.

Vayamos por partes.

1. En el primer apartado —“El horizonte crítico-revolucionario de Marx, Darwin y Vico”—, Veraza explicita este doble carácter —biológico e histórico— esencial de las fuerzas productivas que hace de ellas el fundamento positivo práctico de la humanidad y de la revolución comunista. El proceso de trabajo, en tanto objetivación de capacidades humanas en riqueza o valores de uso para la vida, es la síntesis de este fundamento de la estructura y el desarrollo de todas las fuerzas productivas humanas.
De tal suerte el devenir de las fuerzas productivas describe el curso de la historia humana, desde la producción de la vida hasta la forja de la esperanza por un mundo libre, y desde la experiencia de la comunión religiosa hasta la generación de formas de asociación libertaria que prefiguran y actualizan la revolución comunista.

2. Una vez tratados, en el primer aparatado, los fundamentos del desarrollo de la humanidad y de la revolución comunista, en el segundo, “Historia crítica de la tecnología, fuerzas productivas y crítica de la economía política (Subsunción formal y subsunción real del proceso de trabajo inmediato al capital)”, se exponen los medios de producción de la historia humana, es decir, de la producción no sólo del drama que ha caracterizado a cada época hasta nuestros días sino, sobre todo, de la “verdadera historia humana” o la historia de la sociedad comunista.

Desde esta perspectiva, el desarrollo histórico del modo de producción capitalista se revela como una fuerza productiva en tanto medio de producción general de la revolución comunista. Esta conclusión se desprende de la teoría general de Marx sobre el desarrollo capitalista según la cual la sociedad burguesa sólo puede desarrollarse si somete la forma y el contenido material del proceso de trabajo al imperio de la lógica de la explotación de plusvalor. Las relaciones capitalistas de producción no sólo subordinan el sentido del proceso de trabajo inmediato (su forma) sino que, debido a su enorme potencialidad como fuerzas productivas, se plasman u objetivan en la estructura técnica del proceso laboral (el contenido) hasta reestructurar totalmente —y en un sentido radicalmente inhumano— la materialidad de las fuerzas productivas y de los valores de uso que con ellas se producen.

De lo anterior se desprende que aunque hoy la transformación de estas relaciones sociales de producción sigue siendo la condición indispensable de la revolución comunista, sin embargo, a diferencia de la época en que vivió Marx —advierte Veraza—, la revolución comunista requiere, además, por un lado, transformar las fuerzas productivas sometidas al capital modificando su estructura técnica explotadora y su materialidad nociva y devastadora, así como, por otro lado, recuperar la cualidad vitalizante y el carácter genérico humano que las caracteriza esencialmente de acuerdo a su concepto.

Según nuestro autor, lo específico de nuestra época —y, el gran reto de la revolución comunista— es este sometimiento progresivo de la materialidad de todos los valores de uso que constituyen el mundo capitalista. El desarrollo del capitalismo mundial durante el último siglo y medio ha seguido la veta de la subordinación real del consumo bajo el capital, que no es sino una forma potenciada de lo que Marx denominara subsunción real del proceso de trabajo inmediato bajo el capital.

3. Después de presentar el proceso histórico de subsunción del proceso de trabajo como medio de producción general de la revolución comunista y, por lo tanto, como problema nodal de la crítica de la economía política, en el tercer apartado —“Historia crítica de la tecnología y materialismo histórico (La escasez)”—, Veraza nos expone el objeto general que la revolución comunista puede transformar, a saber: las condiciones generales de escasez que han marcado la historia del mundo precapitalista y de la propia sociedad burguesa y, concomitantemente, el tipo peculiar de escasez producida por el desarrollo del modo de producción capitalista.

Desde una perspectiva que le permite conceptualizar como fuerzas productivas modos de producción enteros y aun épocas completas, Veraza echa mano de la teorización sartreana de la escasez para observar la historia humana como el despliegue de dos grandes fuerzas productivas limitadas y contradictorias: el precapitalismo y el capitalismo, y dialectizar estos conceptos de modo que, por ejemplo, es posible considerar un modo de producción social como un medio de producción histórica (así el aspecto formal —es decir, el modo— es considerado, en su función de contenido real, como fuerza productiva).

Veraza explica así que a lo largo del proceso histórico la humanidad ha organizado su relación metabólica reproductiva con la naturaleza mediante dos relaciones sociales generales de producción: la relación de adecuación/trascendencia y la relación de escasez. La primera relación es consustancial a la humanidad y consiste en la transformación de la naturaleza para adecuar su materialidad a la forma ilimitada que es propia de las necesidades humanas. Esta relación implica una coordinación social y técnica entre capacidades y necesidades y entre comunidad e individuos. De esta forma la realidad se va humanizando al tiempo que la naturaleza —incluyendo la naturaleza humana— se revitaliza libremente.

No obstante, las propiedades de la naturaleza y las fuerzas de que dispone la humanidad para transformarla no son suficientes —es decir, son limitadas o escasas— para satisfacer plenamente, en cantidad y en calidad, el conjunto de las necesidades sociales. De tal suerte, la humanidad ha establecido históricamente una relación de escasez con la naturaleza, lo que implica que la sociedad debe encontrarse sometida a una tensión para sostener una orientación que le permita obtener lo suficiente para sobrevivir.

La relación de escasez provoca múltiples formas de escisión, confrontación y represión en las relaciones sociales de adecuación y trascendencia. El caso de las fuerzas productivas capitalistas es el más dramático y contradictorio pues al mismo tiempo que su efectividad para la transformación de la naturaleza y para la producción de riqueza es la más grande que ha logrado desarrollar la humanidad, sin embargo no conduce a la reducción del desgaste, la explotación, el empobrecimiento y el sacrificio de la masa de la población, ni permite acabar con la coerción y extorsión social que derivan de las formas enajenadas y privatizadas de coordinación social y técnica de la reproducción social que son propias del capitalismo, tales como el Estado burgués o el mercado mundial capitalista.

Este progreso decadente fundado en fuerzas productivas técnicas que devienen en fuerzas destructivas se ha venido acentuando a lo largo de la historia de la sociedad burguesa desde la mitad del siglo XIX. Este proceso se ha consolidado hoy día —asevera nuestro autor— como subsunción real del consumo y del sujeto revolucionario bajo el capital.

Es así como puede comprenderse que en el seno de la escasez, y precisamente debido a ella, el desarrollo técnico se haya vuelto necesidad prioritaria. No obstante, las fuerzas productivas y el trabajo productivo —los cuales, de acuerdo a su concepto, poseen un carácter radicalmente antiproductivista— son determinantes sobre todo respecto de la necesidad de trascendencia, es decir, respecto de la necesidad de revolucionar nuestras condiciones de existencia.

El dramático curso que ha tomado el desarrollo histórico de las relaciones de producción enajenadas —afirma Veraza— sólo puede resolverse positivamente mediante el desarrollo de las fuerzas productivas, en especial las técnicas. Sólo ellas nos permitirán superar la relación de escasez con la naturaleza mediante la producción de riqueza abundante y de valores de uso vitales y abriendo el camino para el espacio y el tiempo libres sin necesidad de penuria ni sufrimiento propio o ajeno.

4. Hasta aquí, siguiendo el argumento de nuestro autor, podemos reconocer que el capitalismo se ha desarrollado al someter el contenido técnico-material del consumo y —simultánea y paulatinamente— del valor de uso total de la naturaleza y, por lo tanto, la conciencia y el cuerpo del sujeto revolucionario. Aun así, el poder positivo y esperanzador que tienen básicamente las fuerzas productivas para la humanidad no queda abolido sino sólo tergiversado y contrarrestado. Esto hace que sea siempre actual la posibilidad de subvertir el sometimiento capitalista. Éste es precisamente el problema que se trata en el cuarto apartado del ensayo que nos ocupa —“Historia crítica de la tecnología, fuerzas productivas y la fase actual de la revolución”—: la forma de la revolución comunista que es posible hoy.

En este último apartado Veraza expone qué son esencialmente las fuerzas productivas, cómo están estructuradas y por qué son fundamentales para la revolución comunista. Ya en el apartado anterior Veraza había distinguido entre fuerzas productivas objetivadas externamente —entre las cuales se encuentra la técnica— y fuerzas productivas subjetivas orgánico-corporales. Ahora, retomando el concepto marxiano de composición orgánica en toda su radicalidad, nuestro autor matiza esa distinción al puntualizar que las primeras sintetizan la relación de capacidad y necesidad entre la humanidad y la naturaleza en su objetividad externa productora de riqueza, mientras que las fuerzas productivas subjetivas unifican esa misma relación en el interior de nuestra propia vida. A contrapelo de las interpretaciones predominantes, que creen ver en la obra de Marx una tendencia tecnologicista y progresista, Veraza resalta que si bien las fuerzas productivas son el corazón del metabolismo social, la pasión —en tanto fuerza esencial de la humanidad— es el corazón de las fuerzas productivas.

En esta parte conclusiva del argumento de Veraza se revela la revolución comunista como fuerza productiva ilimitada posible. Sin embargo, esa posibilidad sólo se vislumbra como tendencia histórica general del desarrollo de las fuerzas productivas escasas.

En este punto —nos recuerda Veraza— se pone de manifiesto con elocuencia el sentido de aquella tesis del joven Marx, en los Manuscritos de 1844, que sostiene que “la superación de la autoenajenación hace el mismo camino que la autoenajenación misma”. Así, de manera paradójica, el sometimiento del proceso de trabajo al productivismo capitalista ha vuelto posible por primera vez en la historia superar las condiciones materiales de escasez mediante la automatización del proceso de producción. Empero, el verdadero reino de la libertad no puede fundarse en una forma enajenada de automatización como la que hoy es prevaleciente.

La revolución comunista —concluye Veraza— solamente es realizable si se apuntala mediante la recuperación de fuerzas productivas —precapitalistas o capitalistas— que posean un sentido vital o humano y la construcción de nuevas fuerzas productivas afirmativas, vitales, comunitarias, ecológicas y pacíficas. Este es el verdadero desafío que hoy plantea nuestra historia.




◆ El que busca, encuentra...

Not@s sobre Marx, Engels y el marxismo

— Notas sobre los 150 años de la primera edición de El Capital
António Ferraz: Os 150 anos do livro ‘O Capital’, de Karl Marx — Correio do Minho
Horacio Tarcus: Traductores y editores de la “Biblia del Proletariado” - Parte I & Parte II — Memoria
Emmanuel Laurentin: Le Capital, toujours utile pour penser la question économique et sociale? — France Culture
J.M. González Lara: 150 años de El Capital — Vanguardia
Roberto Giardina: Il Capitale di Marx ha 150 anni — Italia Oggi
Alejandro Cifuentes: El Capital de Marx en el siglo XXI — Voz
Marcela Gutiérrez Bobadilla: El Capital, de Karl Marx, celebra 150 años de su edición en Londres — Notimex
Mario Robles Roberto Escorcia Romo: Algunas reflexiones sobre la vigencia e importancia del Tomo I de El Capital — Memoria
Antoni Puig Solé: El Capital de Marx celebra su 150° aniversario — Lo que Somos
Jorge Vilches: El Capital: el libro de nunca acabar — La Razón
Carla de Mello: A 150 años de El Capital, la monumental obra de Karl Marx — Juventud Socialista del Uruguay
Rodolfo Bueno: El Capital cumple 150 años — Rebelión
Diego Guerrero: El Capital de Marx y el capitalismo actual: 150 años más cerca — Público
José Sarrión Andaluz & Salvador López Arnal: Primera edición de El Capital de Karl Marx, la obra de una vida — Rebelión
Sebastián Zarricueta: El Capital de Karl Marx: 150 años — 80°
Marcello Musto: La durezza del 'Capitale' — Il Manifesto
Esteban Mercatante: El valor de El Capital de Karl Marx en el siglo XXI — Izquierda Diario
Michael Roberts: La desigualdad a 150 años de El Capital de Karl Marx — Izquierda Diario
Ricardo Bada: El Capital en sus 150 años — Nexos
Christoph Driessen: ¿Tenía Marx razón? Se cumplen 150 años de edición de El Capital — El Mundo
Juan Losa: La profecía de Marx cumple 150 años — Público
John Saldarriaga: El Capital, 150 años en el estante — El Colombiano
Katia Schaer: Il y a 150 ans, Karl Marx publiait ‘Le Capital’, écrit majeur du 20e siècle — RTS Culture
Manuel Bello Hernández: El Capital de Karl Marx, cumple 150 años de su primera edición — NotiMex
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge
Jérôme Skalski: Lire Le Capital, un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité

— Notas notables
Pierre-Yves Quiviger: Marx ou l'élimination des inégalités par la révolution — Le Point
Hernán Ouviña: Indigenizar el marxismo — La Tinta
Emmanuel Laurentin: Les historiens américains et Karl Marx — France Culture
Adèle Van Reeth: Le Capital de Karl Marx: La fabrique de la plus-value — France Culture
Manuel Martínez Llaneza: Reproches a Marx acerca de El Capital (Bajo la égida de Friedrich Engels) — Rebelión.es
Victoria Herrera: Marx y la historia — Buzos
Alejandro F. Gutiérrez Carmona: La vigencia del pensamiento marxista — Alianza Tex
Víctor Arrogante: El Capital y las aspiraciones de la clase trabajadora — Nueva Tribuna
Mauricio Mejía: Karl Marx, el poeta de la mercancía — El Financiero
Emmanuel Laurentin: Karl Marx à Paris: 1843-1845 — France Culture
Jacinto Valdés-Dapena Vivanco: La teoría marxista del Che Guevara — Bohemia
Aldo Casas: El marxismo como herramienta para la lucha — La necesidad de la formación en la militancia — La Tinta
Héctor Salazar: Marx, dos aspectos fundamentales en su desarrollo: dialéctica y tránsito del idealismo al materialis — Marx desde Cero
Evald Vasiliévich Iliénkov: La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en El Capital de Marx — Templando el Acero
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: entre Epicure et Hegel - I — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: combat pour la démocratie - II — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: de la critique de Hegel à la critique de la société - III — Mediapart
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx: charges critiques avec F. Engels - IV — Mediapart
Roman Rosdolky: Marx ésotérique et Marx exotérique — Palim Psao
Lepotier: Marx, Marxisme, Cui bono? — Bella Ciao
Andrea Vitale: La critica di Pareto a Marx: una abborracciatura — Operai e Teoria
Annelie Buntenbach: Marx provides us with a glimpse behind the scenes of capitalism — Marx 200
Antoni Puig Solé: La Ley del Valor y la ecología en Marx — Lo que somos
Vladimiro Giacché: Note sui significati di "Libertà" nei Lineamenti di Filosofia del Diritto di Hegel — Il Comunista
Salvador López Arnal: Manuel Sacristán (1925-1985) como renovador de las tradiciones emancipatorias — Rebelión
Paúl Ravelo Cabrera: Marx, Derrida, el Gesto Político y la supercapitalización mundial — Scribb
Dino Greco: In difesa del marxismo — Sollevazione
Alberto Quiñónez: Arte, praxis y materialismo histórico — Rebelión
Sebastiano Isaia: Il Capitale secondo Vilfredo Pareto — Nostromo
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo — Rebelión
John Bellamy Foster: Marx y la fractura en el metabolismo universal de la naturaleza — Scribb
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx — Scribb
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox

— Notas de actualidad
Michel Husson: Marx, un économiste du XIXe siècle? A propos de la biographie de Jonathan Sperber — A L’Encontre
Homenaje a Wenceslao Roces, traductor de Marx — Club de Traductores de Buenos Aires
César Rendueles: Todos los Marx que hay en Marx — El País
Alice Pairo: Karl Marx, Dubaï et House of cards: la Session de rattrapage — France Culture
Sebastián Raza: Marxismo cultural: una teoría conspirativa de la derecha — La República
Samuel Jaramillo: De nuevo Marx, pero un Marx Nuevo — Universidad Externado de Colombia
Gabriel Quirici: La Revolución Rusa desafió a la izquierda, al marxismo y al capitalismo [Audio] — Del Sol
Sergio Abraham Méndez Moissen: Karl Marx: El capítulo XXIV de El Capital y el “descubrimiento” de América — La Izquierda Diario
Alessandro Cardinale: Wolfgang Fritz Haug, la Neue Marx-Lektüre e la «Prasseologia» — Materialismo Storico
Joseph Daher: El marxismo, la primavera árabe y el fundamentalismo islámico — Viento Sur
Francisco Jaime: Marxismo: ¿salvación a través de la revolución? — El Siglo de Torreón
Pourquoi Karl Marx revient-il à la mode? — Radio Télévision Belge
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
Guido Fernández Parmo: El día que Marx vio The Matrix — Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires
Presidente chino Xi Jinping pide profundo entendimiento de marxismo — Xinhua
Petits faits et grandes idées: Karl Marx, vie quotidienne — Le Monde
Beatrice Debiasi: Il robot decreterà la fine delle dottrine di Marx? — Secolo Trentino
Cest: Karl Marx y sus "Cuadernos de París" toman vida con ilustraciones de Maguma — El Periódico
Leopoldo Moscoso: 'Das Kapital': reloading... — Público
Laura "Xiwe" Santillan: La lucha mapuche, la autodeterminación y el marxismo — La Izquierda Diario
Milliere Guy: Le fascisme de gauche gagne du terrain — Les 4 Vérités
Nelson Fernández: Los hijos uruguayos de Adam Smith y Karl Marx — El Observador
José de María Romero Barea: Hölderlin ha leído a Marx y no lo olvida — Revista de Letras
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
Marc Sala: El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español

— Entrevistas
Alberto Maldonado: Michael Heinrich en Bogotá: El Capital de Marx es el misil más terrible lanzado contra la burguesía — Palabras al Margen
Leonardo Cazes: En memoria de Itsván Mészáros — Rebelión (Publicada en O Globo)
Entrevista con István Mészáros realizada por la revista persa Naghd’ (Kritik), el 02-06-1998: “Para ir Más allá del Capital” — Marxismo Crítico
Rosa Nassif: “El Che no fue solo un hombre de acción sino un gran teórico marxista” Agencia de Informaciones Mercosur AIM
Entrevista a Juan Geymonat: Por un marxismo sin citas a Marx — Hemisferio Izquierdo
Juliana Gonçalves: "El Capital no es una biblia ni un libro de recetas", dice José Paulo Netto [Português ] — Brasil de Fato
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Alejandro Katz & Mariano Schuster: Marx ha vuelto: 150 años de El Capital. Entrevista a Horacio Tarcus — La Vanguardia
Salvador López Arnal: Entrevista a Gustavo Hernández Sánchez sobre "La tradición marxista y la encrucijada postmoderna" — Rebelión
Jorge L. Acanda: "Hace falta una lectura de Marx que hunda raíces en las fuentes originarias del pensamiento de Marx" — La Linea de Fuego

— Notas sobre la película “El joven Karl Marx”, del cineasta haitiano Raoul Peck
Eduardo Mackenzie:"Le jeune Karl Marx ", le film le plus récent du réalisateur Raoul Peck vient de sortir en France — Dreuz
Minou Petrovski: Pourquoi Raoul Peck, cinéaste haïtien, s’intéresse-t-il à la jeunesse de Karl Marx en 2017? — HuffPost
Antônio Lima Jûnior: [Resenha] O jovem Karl Marx – Raoul Peck (2017) — Fundaçâo Dinarco Reis
Eduardo Mackenzie: El joven Karl Marx — Debetae.
La película "El joven Karl Marx" llegará a los cines en el 2017 — Amistad Hispano-Soviética
Boris Lefebvre: "Le jeune Karl Marx": de la rencontre avec Engels au Manifeste — Révolution Pernamente
: "Le jeune Karl Marx", révolution et académisme — Le Suricate.
Annie Coppermann: "Le jeune Marx": La genèse du "Capital" — Les Echos
Patrice Cailleba: "Le jeune Karl Marx" et la longue genèse du "Capital" — The Conversation
Olibier Barlet: "Le jeune Karl Marx", de Raoul Peck — Africultures

— Notas sobre el maestro István Mészáros
Matteo Bifone: Oltre Il Capitale. Verso una teoria della transizione, a cura di R. Mapelli — Materialismo Storico
Gabriel Vargas Lozano, Hillel Ticktin: István Mészáros: pensar la alienación y la crisis del capitalismo — SinPermiso
Carmen Bohórquez: István Mészáros, ahora y siempre — Red 58
István Mészáros: Reflexiones sobre la Nueva Internacional — Rebelión
Ricardo Antunes: Sobre "Más allá del capital", de István Mészáros — Herramienta
Francisco Farina: Hasta la Victoria: István Mészáros — Marcha
István Mészáros in memoriam : Capitalism and Ecological Destruction — Climate & Capitalism.us