"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

24/10/14

La teorización de las clases sociales | Coincidencias y diferencias de los enfoques marxista y weberiano

► Luego de pasar revista a las coincidencias que existen entre los marcos teóricos, se argumenta respecto de las fuertes rupturas existentes entre los mismos, y en favor de la superioridad relativa del enfoque marxista 
Max Weber ✆ Twiggo 

Augusto Longhi   |   Ha sido tradicional dentro de la sociología concebir a los enfoques marxista y weberiano de las clases sociales como opuestos e irreconciliables. Tal visión se basó en el supuesto, en general compartido, de que la visión de Weber intentó ser una reacción y superación de Marx desde un punto de vista acrítico y conservador de la sociedad capitalista, que se construyó desde objetivos y premisas radicalmente distintos, y que originó por tanto modelos de representación y análisis de la estructura de clases claramente diferenciados en lo que respecta a consecuencias observacionales y predictivas.

Si bien es cierto que ha existido a lo largo de la historia de la sociología una diferencia de carácter “paradigmático”, lo es también que recientemente viene ocurriendo una tendencia de influencia de intercambio mutuo, y de acercamiento entre estos marcos teóricos. Esto es muy visible a través del examen y comparación de las obras de los principales representantes de ambas escuelas en Europa y América (1 ), y también en la muy vasta diversidad de investigaciones que se realizan hoy en día a nivel mundial, una de cuyas muestras pueden ser los congresos mundiales de sociología. 

Val Burris (Burris, 1995) reflexiona sobre esto en los siguientes términos: 
“Sin reconocer siempre el hecho (o sin ser siquiera necesariamente conscientes de él), los marxistas contemporáneos han hecho un amplio uso de conceptos weberianos en su esfuerzo por adaptar el marxismo clásico a las condiciones del capitalismo de finales del siglo XX. Esta tendencia caracteriza particularmente a los recientes escritos marxistas sobre el Estado, la burocracia, la legitimación y la estructura de clases. Los enfoques teóricos que en su día fueron “externos” al marxismo, y sirvieron por lo común como base para criticar o rechazar el marxismo, se han incorporado así (aunque sin alteraciones) a la propia teoría marxista.  Al mismo tiempo ha habido una tendencia paralela, aunque menos pronunciada, entre los teóricos weberianos a reinterpretar la sociología de Weber con objeto de hacerla más compatible con las premisas del marxismo. Esta “desparsonalización” de Weber, como a veces se la ha llamado, ha supuesto una desacentuación de los temas subjetivistas en los escritos metodológicos de Weber y una elaboración de la dimensión socioestructural implícita en sus posteriores trabajos sustantivos” (Págs. 127-128).
Tres observaciones nos parecen centrales en el texto precedente. Por una parte el hecho de que ambos marcos teóricos han incorporado de forma parcial y marginal elementos teóricos del otro, y por tanto que la influencia ha sido mutua. Que ello ha sido más notorio o marcado en la teoría marxista. Y que esto responde a una necesidad de adecuación teórica a los cambios sociales acontecidos. Estas afirmaciones son compartibles en tanto remiten a cambios evidentes. Sin embargo, estos cambios no son señalados, y tampoco la relación que ellos guardan con los cambios aludidos.

Desde nuestro punto de vista, las bases de esta convergencia parecen encontrarse en dos transformaciones ocurridas a lo largo del siglo XX que se sobreimponen sobre los marcos teóricos, obligándolos al ajuste o adecuación. Cabe citar aquí dos procesos paralelos de fuerte incidencia en la teorización e investigación sobre las clases.

En primer lugar, deben mencionarse los cambios ocurridos en la estructura social de las sociedades modernas, tanto en sus aspectos morfológicos como simbólicos, y que en conjunto constituyen un orden social muy distinto al existente en el momento de fundación de estos marcos teóricos. Marx escribe en la segunda mitad del siglo XIX, y Weber lo hace hacia fines de este siglo y comienzos del siguiente. Desde entonces han ocurrido cambios sociales muy relevantes, entre los que por su efecto sobre las clases hay que destacar el aumento y diferenciación de los niveles educativos de la población o sea del “capital escolar” y del “capital cultural” (Bourdieu 1988), la elevación y diferenciación de las cualificaciones laborales (Becker 1983), el aumento de la productividad, la riqueza, y del excedente producido, y de una distribución más compleja y desigual de los mismos (Sweezy 1973; Mandel, 1980), la creciente burocratización y racionalización de las empresas y de la diferenciación y segmentación de sus mercados internos de trabajo (Doeringer y Piore 1983; Edwards 1979; Gordon, Edwards y Reich 1986); el fuerte desarrollo del denominado excedente de fuerza de trabajo y del desempleo (Braverman, 1974), el aumento de la movilidad social de los trabajadores (Golthorpe y Llewellyn, 1977; Golthorpe, 1992), la ampliación progresiva de la dimensión, racionalización, diferenciación, intervención y poder regulador del estado y sus diversos aparatos (Offe, 1984, 1990), el creciente peso o relevancia del mercado y de las relaciones mercantiles en el conjunto de las actividades económicas y como mecanismo regulador de la vida social (Polanyi, 1975), y de los mecanismos de intercambio mercantil como base de la explotación (Roemer 1989a,1989b; Fernández Enguita 1999).

Estos cambios ya están en gestación hacia fines del siglo XIX. Pero lo que importa es que han tenido un sentido evolutivo o tendencial de creciente desarrollo y expansión a lo largo de todo el siglo XX, concentrándose sus manifestaciones, cristalización y consecuencias en especial en la segunda mitad del mencionado siglo, y teniendo continuidad y proyección en el presente siglo.

Fenómenos cuya mención y relevancia radica en que justamente marcan cambios muy significativos en la conformación de la estructura social y de clases, en aspectos tales como la diferenciación y desigualdad de la misma tomada globalmente o como totalidad, en las dotaciones de recursos materiales (ingreso, riqueza, y posesiones), de cualificación (saber teórico, práctico, y habilidades), culturales (de bagaje cultural) y normativos (derechos y obligaciones jurídicas) de que son portadoras las distintas clases, en las relaciones de poder y de dominación que existe entre las mismas y en la constitución, diferenciación y legitimación de dichas relaciones, en las oportunidades vitales sea en relación a la movilidad horizontal o vertical (el cierre y permeabilidad de las clases), como la calidad de vida que existe en ellas, en la organización morfológica y funcionamiento de los mercados de trabajo y en la diferenciación de las relaciones laborales y de los puestos de trabajo sobre todo en su calidad –cualificación, derechos e ingreso y estabilidad –riesgo de desempleo, en los intercambios sociales materiales y sus saldos que se procesan entre éstas en la producción, en el mercado, y en sus relaciones con el Estado, en la formación de las prácticas o acciones sociales individuales y colectivas surgidas de ésta, sólo para mencionar quizás los que son más importantes y evidentes.

De todos estos cambios han tomado o debido tomar nota todos los sociólogos, cualquiera sea su orientación teórica. Se insiste y es importante tomar cuenta de los procesos mencionados, porque todos ellos implican cambios profundos, sostenidos, y de alto impacto en las bases de constitución de las clases concebidas como posiciones y/o colectivos o fuerzas operantes, de los que es o ha de ser consciente la reflexión sobre las clases en los autores que se inscriben en las corrientes mencionadas.

En segundo lugar, ha ocurrido un muy significativo desarrollo de la sociología vista como disciplina y comunidad académica. La sociología de las clases cuenta ahora con una acumulación conceptual, instrumental e informativa o fáctica que le viene dada por el trabajo realizado sobre las clases, pero también en otros campos o especialidades, que comprueba o verifica la ocurrencia de los cambios mencionados. Estos desarrollos representan una acumulación o herencia común y compartida que ha influido sobre la elaboración teórica: ha significado ciertamente una prueba o contrastación de la misma, y por ende, un ajuste y adecuación necesarios a nivel de la teoría.

En forma paralela, el desarrollo teóricometodológico, la práctica común y compartida, y la formación de un patrimonio percibido como herencia colectiva, han operando como fuerza integrativa o hacia la cohesión de la comunidad sociológica como tal. Es el desarrollo de la disciplina, como herencia o tradición común, lo que también empuja hacia la mayor frecuencia e intensidad de intercambios, la influencia, y así, la semejanza y la identidad.

La tendencia al intercambio y la convergencia existe, ciertamente, somos conscientes de ello y la postulamos. Pero también tiene límites que se mantienen y de los cuales es necesario y conveniente ser también conscientes, y que repasamos y postulamos en este trabajo. Y ello se deriva, a nuestro parecer, de que los enfoques marxista y weberiano constituyen paradigmas y relativamente cerrados, con supuestos o axiomas, y asimismo perspectivas metodológicas, muy disímiles y hasta contrapuestas.

En efecto, la tradición marxista se funda en una conceptualización objetivo-materialista de la historia, de método histórico-dialéctico centrado en los antagonismos, contradicciones, y conflicto social presentes en todos los modos de producción y de la que depende su estructuración, cambio y devenir, fuertemente influenciada por la teoría del valor-trabajo propia de la escuela clásica, y que concibe como rasgo principal del sujeto individual (el ser humano) y de los colectivos (las clases), ser agentes influenciados permanentemente por la “ideología” y “superestructura” (conciencia falsa y alienante) frente a la cual su instrumento o cualidad esencial es la “praxis” (acción reflexiva, práctica y transformativa) con la naturaleza –las fuerzas productivas o recursos-, y con la estructura social (las instituciones, reglas y elementos simbólicos) con los que se encuentra en una relación de intercambio, o de ida y vuelta, de la que dependen tanto la reproducción como la transformación o mutación histórica tanto de la naturaleza como la estructura social.

Por su parte, la tradición weberiana posee una visión de la historia de carácter subjetivo-idealista, donde se postula el método histórico-comprensivo (verstehen) en combinación con la causalidad singular y concreta, como central para la comprensión de la historia y de las distintas formaciones históricas o sociales, influenciada fuertemente por la escuela histórica alemana y la teoría del valor subjetivo, y por el individualismo metodológico propios de la escuela neoclásica, en el que el rasgo distintivo del sujeto, en este caso el ser humano individual y social, es el de realizar siempre una “acción social” con sentido (racional con arreglo a fines, racional con arreglo a valores, tradicional, o afectiva), que en una visión individualista metodológica es la que compone o determina las colectividades, la estructura social que las contiene, y su reproducción y transformación.

Este cierre deriva de premisas de los cuales depende la subsiguiente construcción teórica, y por supuesto también la observación, análisis y reconstrucción empírica de realidad. Son tan centrales esos supuestos de partida que su abandono de hecho significa el abandono o transformación del marco teórico. Por eso creemos que esta tendencia de acercamiento o hacia la convergencia opera ciertamente, pero de forma podríamos decir “tensional” o “ambivalente”, dado que ha de realizarse siempre sin negar o contradecir las premisas de partida, que por otra parte se sabe y admite son, podríamos decir, “fundantes”.

En las líneas siguientes se trabajará sobre los que consideramos son los principales puntos de coincidencia y de diferenciación de la corriente marxista y de la weberiana. Luego de pasar revista a las coincidencias que existen entre los marcos teóricos, se argumenta respecto de las fuertes rupturas existentes entre los mismos, y en favor de la superioridad relativa del enfoque marxista de las clases sociales, tanto en vistas de las derivaciones que se pueden realizar a partir de sus premisas básicas, como por mayor aptitud y capacidad de integración, de aportes conceptuales de la otra escuela, esto es de los aportes weberianos, sin que la otra escuela tenga la misma capacidad. Y esto es visible y comprobable especialmente en las nuevas elaboraciones acerca de la estructura de clases o de la estratificación formulada por lo que recientemente se ha denominado el “neomarxismo”, término genérico con el que se hace referencia a autores tales como Wright (Wright 1978,1992,1994,1997), Offe (Offe 1984, 1990), Przeworski (Przeworski 1988a, 1988b), Roemer (Roemer 1989a, 1989b).

► Texto completo | PDF: 11 x 2 pp.


Facultad de Ciencias Sociales
http://www.fcs.edu.uy/





Not@s sobre Marx, Engels y el marxismo

— Coloquio Karl Marx - México, agosto/diciembre de 2017
El Capital. Crítica de la Economía Política, Libro I. El proceso de producción del capital

— Especial: 150 años de la primera edición de El Capital
'Das Kapital' fully digitized — Instituto Internacional de Historia Social de Amsterdam

Diego Guerrero: El Capital de Marx y el capitalismo actual: 150 años más cerca — Público
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
José Sarrión Andaluz & Salvador López Arnal: Primera edición de El Capital de Karl Marx, la obra de una vida — Rebelión
Alejandro Katz & Mariano Schuster: Marx ha vuelto: 150 años de El Capital. Entrevista a Horacio Tarcus — La Vanguardia
Sebastián Zarricueta: El Capital de Karl Marx: 150 años — 80°
Leopoldo Moscoso: 'Das Kapital': reloading... — Público
Riccardo Sorrentino: I 150 anni del 'Capitale' e l’equilibrio economico generale — Il Sole 24 Ore
Paula Bach: Una tendencia bajo el fuego de artificio de Piketty — Izquierda Diario
Marcello Musto: La durezza del 'Capitale' — Il Manifesto
Esteban Mercatante: El valor de El Capital de Karl Marx en el siglo XXI — Izquierda Diario
Michael Roberts: La desigualdad a 150 años de El Capital de Karl Marx — Izquierda Diario
Eddy Sánchez: Y con él llegó el escándalo. Marx y El Capital 150 años después — Espai Marx
Ricardo Bada: El Capital en sus 150 años — Nexos
El Capital, un libro que quiso cambiar el mundo — Deutsche Welle
Christoph Driessen: ¿Tenía Marx razón? Se cumplen 150 años de edición de El Capital — El Mundo
Juan Losa: La profecía de Marx cumple 150 años — Público
John Saldarriaga: El Capital, 150 años en el estante — El Colombiano
El Capital de Marx nos explica la crisis actual — Siempre!
Karl Marx: A 150 años de la publicación del primer tomo de El Capital: Prólogo a la primera edición — Análisis Político
Katia Schaer: Il y a 150 ans, Karl Marx publiait ‘Le Capital’, écrit majeur du 20e siècle — RTS Culture
Manuel Bello Hernández: El Capital de Karl Marx, cumple 150 años de su primera edición — NotiMex
Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de El Capital: Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en El Capital de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
'Das Kapital', une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Evidente impronta ha dejado El Capital en estudios en México y el mundo — 20 Minutos
Jérôme Skalski: Lire ‘Le Capital’, un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité

— Otras Notas
Aldo Casas: El marxismo como herramienta para la lucha — La necesidad de la formación en la militancia — La Tinta
Andrea Vitale: La critica di Pareto a Marx: una abborracciatura — Operai e Teoria
Héctor Salazar: Marx, dos aspectos fundamentales en su desarrollo: dialéctica y tránsito del idealismo al materialismo — Marx desde Cero
Annelie Buntenbach: Marx provides us with a glimpse behind the scenes of capitalism — Marx 200
Roman Rosdolky: Marx ésotérique et Marx exotérique — Palim Psao
Lepotier: Marx, Marxisme, Cui bono? — Bella Ciao
La película 'El joven Karl Marx' llegará a los cines en el 2017 — Amistad Hispano-Soviética
Antoni Puig Solé: La Ley del Valor y la ecología en Marx — Lo que somos
Karl Marx y sus "Cuadernos de París" toman vida con ilustraciones de Maguma — El Periódico
Laura "Xiwe" Santillan: La lucha mapuche, la autodeterminación y el marxismo — La Izquierda Diario
Jean-Marc Vittori: Quand Draghi cite le grand Karl — Les Echos
Nelson Fernández: Los hijos uruguayos de Adam Smith y Karl Marx — El Observador
Teresa Macrí: Il filosofo Engels torna a casa — Il Manifesto
José de María Romero Barea: Hölderlin ha leído a Marx y no lo olvida — Revista de Letras
Carta de Marx a Abraham Lincoln tras su reelección como presidente de EEUU y en la que elogia su lucha contra la esclavitud — Ctxt
Konfuzius und Marx am Roten Fluss — Diario Digital
Vladimiro Giacché: Note sui significati di "Libertà" nei Lineamenti di Filosofia del Diritto di Hegel — Il Comunista
Salvador López Arnal: Manuel Sacristán (1925-1985) como renovador de las tradiciones emancipatorias — Rebelión
Paúl Ravelo Cabrera: Marx, Derrida, el Gesto Político y la supercapitalización mundial — Scribb
Dino Greco: In difesa del marxismo — Sollevazione
Alberto Quiñónez: Arte, praxis y materialismo histórico — Rebelión
Sebastiano Isaia: Il Capitale secondo Vilfredo Pareto — Nostromo
Milliere Guy: Le fascisme de gauche gagne du terrain — Les 4 Vérités
De Karl Marx à Mahomet: la diabolique alliance espagnole entre la gauche et les fondamentalistes islamiques — Dreuz Info
Karl Marx & Friedrich Engels: 1. Crítica del Programa de Erfurt y 2. Crítica del Programa de Gotha — Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo — Rebelión
John Bellamy Foster: Marx y la fractura en el metabolismo universal de la naturaleza — Scribb
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx — Scribb
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? — La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber — (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur