"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

19/9/14

La sintaxis de la violencia en Hegel y Marx

Karl Marx & Hegel ✆ A.d.
1. La partera de la historia                                                                                                                        Vittorio Morfino

Hay una expresión célebre de Marx a propósito de la violencia que puede constituir un buen punto de partida para intentar describir su sintaxis: en el momento culminante del capítulo 24 de El Capital, dedicado, como se sabe, a la acumulación originaria, Marx exclama: «La violencia [Gewalt] es la comadrona [Geburtshelfer] de toda sociedad vieja que lleva en sus entrañas otra nueva. Es, por sí misma, una potencia [Potenz] económica»1. Precisamente por encontrarse al culminar el capítulo sobre la acumulación originaria, tal sentencia parece darnos la clave de lectura, el sentido y el resumen conceptual de la pluralidad de historias que allí son descritas. ¿Es así verdaderamente? Volveremos sobre ello más adelante. Contentémonos, por ahora, con analizar más de cerca la proposición marxiana. ¿Qué es lo que indica la metáfora usada? 1) La violencia es, en efecto, una potencia económica, pero marginal respecto al proceso histórico; 2) la nueva sociedad existe ya en el interior de la vieja y solamente espera surgir. Si, más allá del significado común de la metáfora, indagamos el uso que de ella ha hecho la tradición filosófica, encontramos que la metáfora de la gravidez está en el centro de la monadología leibniziana y de la concepción de la temporalidad a la que remite: «el presente está preñado del porvenir»2, afirma Leibniz en el parágrafo 22 de la Monadología, «el presente está preñado del futuro, el futuro se puede leer en el pasado»3, agrega en el parágrafo 13 de los Principios de la naturaleza y de la gracia.

La metáfora designa el modo inevitable en el que se suceden los estados de cada mónada, comandados por una lex seriei que es, en virtud de la armonía preestablecida, la ley misma de la Historia y de su Progreso. La proposición marxiana parece entonces remitir a un desarrollo lineal del tiempo histórico, en el que una lex seriei gobierna la transición de una sociedad a otra, compasando los tiempos de la aparición de la violencia. Como es sabido, Engels ha dedicado algunos capítulos del Anti-Dühring a la definición del rol de la violencia en la historia, rol que él considera perfectamente sintetizado por la proposición de Marx. Con el fin de elucidar mejor lo que teóricamente se juega en esta cuestión, procuraré demostrar que tal concepción de la violencia es comandada por una sintaxis conceptual hegeliana, cuya estructura lógica puede ser localizada en dos capítulos fundamentales de la Gran Lógica, y cuya dialéctica histórica ha de encontrarse en ciertos pasajes decisivos de la filosofía del derecho y de la historia.

2. La violencia en la «Realidad» (Wirklichkeit)

El primero de los dos lugares teóricos en los que Hegel afronta la cuestión de la violencia, de la Gewalt, es la tercera sección de la Lógica de la esencia, la Wirklichkeit, allí donde la lógica binaria producida por la dialectización de las categorías de la tradición metafísica tiende, finalmente, a alcanzar la unidad del concepto. Aquí, exactamente sobre el umbral del concepto, en el Zwischen entre el reino de la necesidad y el reino de la libertad, se da la primera aparición significativa del término Gewalt en la dialéctica de la causalidad, un wirken que presupone una alteridad, un extrínseco. La causa actúa sobre sí misma como si fuera un otro, que aparece así como una sustancia pasiva: en primer lugar, extrae de ella el ser otro y, en ella, vuelve en sí; y, en segundo lugar, pone su retorno en sí como una determinación, es decir, la determina. La sustancia pasiva tiene entonces una doble naturaleza, pues si por un lado es un presupuesto independiente, una alteridad, por el otro es idéntica a la causalidad agente.

Es en este momento de la deducción que Hegel introduce el concepto de Gewalt. La violencia se origina en la acción de la sustancia eficiente sobre la sustancia pasiva, la cual sufre, «leidet», violencia. Veamos el largo pasaje que Hegel dedica a la formulación de este concepto:
La violencia es la manifestación de la potencia [Erscheinung der Macht], o sea la potencia como algo externo [die Macht als Äusserliches]. Sin embargo la potencia es algo externo sólo por cuanto la sustancia causal, en su actuar, es decir en ponerse a sí misma, está presuponiéndose al mismo tiempo [zugleich], lo que quiere decir que se pone a sí misma como algo superado [als Aufgehobenes]. Viceversa, a causa de esto, el actuar [Thun] de la violencia es también una actuación de la potencia. Es sólo un otro, presupuesto por ella misma, aquel sobre el cual actúa la causa violenta [gewaltige Ursache]; su actuar sobre aquél es una relación negativa consigo misma, o sea la manifestación de ella misma. Lo pasivo es lo independiente [das Selbstständige], que es sólo algo puesto, algo quebrado [Gebrochenes] en sí mismo, una realidad [Wirklichkeit], que es condición, y precisamente ahora es la condición en su verdad, es decir, una realidad, que es sólo una posibilidad, o viceversa un ser-en-sí, que es sólo la determinación del ser-en-sí, o sea es sólo un pasivo. Por consiguiente a lo que padece [geschieht] violencia, no sólo es posible hacerle violencia, sino que ésta debe serle aplicada. Lo que tiene posibilidad [Gewalt] de violencia sobre otro, la tiene sólo por cuanto es la potencia de aquél, la cual allí manifiesta a sí misma y a su otro. La sustancia pasiva se halla por medio de la violencia, sólo puesta como lo que ella es en verdad; es decir, precisamente porque ella es lo simple positivo o sustancia inmediata, por esto es puesta sólo para ser algo puesto: lo preexistente [das Voraus], que ella es, como condición [Bedingung], es la apariencia [Schein] de la inmediación, que la causalidad activa [wirkende Causalität] borra de ella. 4

La acción de la potencia, esto es, de la sustancia actuante sobre la sustancia pasiva, es una acción violenta, acción que sin embargo se ejerce sobre sí misma, es decir, sobre la sustancia que es el presupuesto de su acción y que en sí es idéntica a este actuar: es ella la que hace posible la manifestación de la acción misma. Lo que aparece como violencia ejercida por un agente sobre un paciente es, en realidad, una ilusión óptica; el agente no hace otra cosa que quitar la inmediatez del paciente (o mejor, el paciente puesto como condición previa de su acción) y revelar la presupuesta exterioridad e inmediatez como un puesto por la potencia: la violencia es, en conclusión, el fenómeno de la potencia, a través del cual la sustancia pasiva deviene lo que ya es desde siempre, aquello a lo que siempre ha sido destinada.

Así concluye Hegel este giro de su pensamiento:
A la sustancia pasiva, la acción de una violencia exterior le hace sufrir solamente lo que le compete [Der passiven Substanz wird daher durch di Einwirkung einer andern Gewalt nur ihr Recht angethan]. Lo que ella pierde es aquella inmediación, es decir, la sustancialidad que le queda extraña. Lo que recibe como algo extraño, es decir, al ser determinada como un ser-puesto, es su propia determinación [ihre eigene Bestimmung]. Pero, como ahora ella queda puesta en su ser-puesto o sea en su propia determinación, no queda con ello precisamente eliminada, sino que sólo llega así a unirse consigo misma, y así, en su encontrarse determinada, es originariedad. Por lo tanto la sustancia pasiva de un lado queda conservada [erhalten] o sea puesta por la sustancia activa, y precisamente por cuanto ésta se convierte a sí misma en eliminada [aufgehobene]; por otro lado, empero, es el actuar de lo pasivo mismo, es decir, el reunirse consigo misma, y el convertirse así en un originario y en una causa. El hallarse puesta por medio de otro y el propio devenir son una y la misma cosa [ein und daßelbe]. 5

La sustancia pasiva recibe de la violencia aquello que le compete: pierde la inmediatez y recibe su determinación en cuanto ser puesto. En primer lugar, entonces, la sustancia pasiva es puesta por la sustancia activa como ser puesto en sí, y «recibe en sí una acción por medio de la otra sustancia»6; pero, en segundo lugar, ésta produce una «reacción contra la causa actuante». La diferencia es que, si en la causalidad determinada se distinguían la causa que un individuo es y la causa que un individuo tiene, en la acción y la reacción cada individuo es tanto causa como efecto. De esta manera, la acción y la reacción no producen el mal infinito de la regresión y del progreso indeterminado de la causalidad transitiva, sino, por el contrario, un «actuar recíproco infinito» que no es otra cosa que la causalidad replegada sobre sí misma, la cual finalmente abandona la imperfecta metáfora geométrica de la línea recta para asumir la metáfora perfecta del círculo. El camino hacia la acción recíproca («Wechselwirkung») es así abierto como una causalidad mutua entre dos sustancias que se presuponen y se condicionan la una a la otra. En fin, todo residuo de inmediatez es suprimido (en tanto puesto), y entonces ya no estamos frente a sustratos sino frente a sustancias. La acción recíproca es la causalidad misma, el concepto de causalidad y la causalidad advenida al concepto, es la causa sui.

Tomemos ahora distancia del discurso hegeliano para observar de lejos su estrategia. Para que llegue a ser posible el salto del reino de la necesidad al reino de la libertad, de la sustancia al sujeto, de la oscuridad a la transparencia, a la luz, es preciso que intervenga la instancia de la violencia, cuya función es justamente la de apartar tal oscuridad. Y sin embargo, esta violencia aparece como tal únicamente para una mirada superficial, pues en realidad ella se ejerce sólo en apariencia sobre un presupuesto inmediato, sobre una oscura accidentalidad («Zufälligkeit»); en verdad, esta contingencia, esta oscuridad ha sido puesta por la misma luz del concepto para ser transformada en libertad por la potencia de la necesidad. La luz se sirve de la oscuridad, le da dignidad, la libera de la sombría noche de la insensatez, para introducirla en el diseño en claro-oscuro de un mundo que gradualmente deja aparecer una escala de determinaciones: violencia es el trazo negro sobre el papel blanco, violencia sólo aparente, porque por medio suyo el papel se ennoblece, deviene aquello que era destinado a ser: diseño, sentido. Si ahora prestamos atención a los efectos implícitos del discurso hegeliano sobre la causalidad, considerados al interior de su estrategia global, resulta evidente el hecho de que el nacer del sentido es posible únicamente mediante una violencia que, sin embargo, es sólo aparente. Brevemente resumido: 1) la violencia es necesaria; 2) la violencia no es real, no es wirklich, no sólo porque no es ella la que actúa, wirken, y produce un efecto, Wirkung, o sea, no es ella el motor del proceso, sino también porque su acaecer es el efecto de una ilusión óptica producida por el último nivel de la lógica binaria de las categorías metafísicas («Wirkung und Gegenwirkung»), ilusión de una dualidad que se resolverá en la unidad de la Idea.
 



http://www.youkali.net/

____________________________________

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
Anne Dolhein: La Chine offre une statue de Karl Marx à la ville de Trèves en Allemagne — Reinformation
Karl Marx y Friedrich Engels, los padres del socialismo científico — Guerrero Liberación
Rodolfo Salazar González: Resurgimiento de Karl Marx — Buenos Días Tamaulipas
Marcelo Pereira: El Manifiesto del Partido Comunista es Un gran relato — La Diaria
Les jeunes années de Karl Marx au cinéma — Arte TV
José Pablo Noriega de Lomas, Universidad de Oviedo: Marx y Engels: Dos sistemas materialistas diferentes (PDF) — Universidad de La Rioja (*)
Carlos Prieto: Un icono pop llamado Karl Marx — El Confidencial
Benjamin Edgard: Notre ennemi le Capital — Le Comptoir
Jonathan Martineau y el feminismo marxista a escala internacional: 1) Intersección, articulación: el álgebra feminista — Marxismo Crítico / 2) Intersection, articulation : l’algèbre féministe — Période
Rodolfo Salazar González: Karl Marx, un filósofo legendario — Noticias de Tampico
Jotave: El Capital / Sesquicentenario de un libro que influye en el acontecer — La Arena
Gauthier Ambrus: Trump, Marx et la mondialisation. Quand l’auteur du «Capital» renvoie Chine, Europe et Amérique dos-à-dos — Le Temps
Gabriel Vargas Lozano & Raúl Páramo Ortega: Marx y Freud: Hacia una Nueva Racionalidad de la Sociedad y de la Historia. Presentación editorial del libro — México es Cultura
Iris de la Cruz Saborit & Liz Armas Pedraza: Pensamiento Crítico: una revista de todos los tiempos, exponente del marxismo en Cuba a fines de los 60 — Cuba Ahora
Andrei Martínez Finkelshtein: ¿Es cierto que Karl Marx se dedicaba a las matemáticas en su tiempo libre? — Quora
_____________________
(*) Acceso indirecto