"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

7/3/14

Adolfo Sánchez Vázquez y los manuscritos de 1844

  • “Un ‘elogio’ a un pensador no consiste en concordar con él sino en poder hablar con él y con él discutir” | Ramón Xirau
Adolfo Sánchez Vázquez ✆  David Padilla
Jorge Veraza  |  Con orgullo hago homenaje a Adolfo Sánchez Vázquez, hoy, al lado de ustedes. Y para no crear malentendidos por dejar en suspenso mi punto de vista desde el cual hago incluso la semblanza de nuestro autor, comienzo diciendo coloquialmente lo que ya argumentaré conceptualmente: que los “Manuscritos de París” —según los veo— tienen menos imperfecciones de las que él dice. Y más aún, que según lo que entiendo de la Filosofía de la praxis de Sánchez Vázquez, me sorprenden las deficiencias esenciales que él atribuye al texto de Marx de 1844. De hecho, me sorprendió este contraste desde que leí —por vez primera— en 1972 su libro, después de que a fines de 1967 leyera yo el juvenil texto de Marx.

Los “Manuscritos de París”, el radical texto marxiano de crítica a la autoalienación del hombre, sirve de piedra de toque a Adolfo Sánchez Vázquez desde mediados de los cincuentas para ajustar cuentas con el stalinismo, avanzando luego—
según nos relata— la propuesta de una estética (1961) abierta por atenta al “carácter creador del trabajo artístico a la vez que [a] su condicionamiento social e ideológico”.

Sorprende, por ello, el que, en 1968, en su Filosofía de la praxis, los Manuscritos de 1844 aunque defendidos contra los ataques althusserianos queden, no obstante, situados por Sánchez Vázquez apenas como mero antecedente de la Filosofía de la praxis, es decir, como —premarxista— si lo decimos en términos althusserianos. Del mismo modo tenemos ante nuestros ojos una censura implícita contra los Manuscritos de 1844. Cuando en su  semblanza autobiográfica de 1978, titulada “Mi obra filosófica” escribió: “La praxis es el gozne en que se articula el marxismo en su triple dimensión de proyecto, crítica y conocimiento. Su introducción (desde las tesis a Feuerbach [1845]) produce un cambio radical en la filosofía no sólo en su objeto, sino también en el modo de hacerla”.

Pero no para ahí la cosa, Adolfo Sánchez Vázquez refuerza aquella censura con la autocensura. Y ello no obstante que lo haga para ilustrar su muy loable disposición autocrítica; pues luego de insistir en su crítica al capitalismo y al stalinismo dice así: “Mi propia obra, la someto a un proceso constante de revisión y renovación, como puede verse, por ejemplo, en la superación de ciertas primeras adherencias humanistas en trabajos posteriores”.

Y no obstante el maestro Sánchez Vázquez dice de su vida, y este bien cincelado dicho —que por su sintaxis generosamente nos incluye— vale también para la obra toda de Marx, pues reza así: “nuestra meta sigue siendo ese otro mundo que desde nuestra juventud hemos anhelado”.

Cabe, ahora, formular con más precisión el problema que nos ocupa. Discutiré un punto esencial de la interpretación que Sánchez Vázquez hace de los “Manuscritos de París” de Marx, quede pendiente comentarla en toda su riqueza.

El problema

El centro de nuestra discusión es la interpretación que hace el filósofo español de la relación entre la propiedad privada y el trabajo enajenado, conceptos centrales de los Manuscritos de 1844 de Marx. Asimismo nos parece problemática la relación que Adolfo Sánchez Vázquez establece entre el modo de aparecer ambos conceptos en 1844 y la presencia de conceptos correspondientes a los de propiedad privada y trabajo enajenado en el Marx maduro, en particular el de El capital. En efecto, Sánchez Vázquez dice que si en 1844 Marx prioriza el trabajo enajenado por sobre la propiedad privada, en El capital tenemos una formulación inversa; a saber, Marx prioriza a las relaciones de producción por sobre el "trabajo enajenado", etcétera. Cito a continuación un pasaje de su Filosofía y economía en el joven Marx 6 publicado en 1982:
[...] Marx se ve forzado a destacar que la propiedad privada lejos de ser fundamento y supuesto último, como sostiene la economía política, tiene ella misma un fundamento que es el trabajo enajenado. Y esto explica la oscilación de su pensamiento juvenil entre la propiedad privada como aspecto esencial del trabajo enajenado y como consecuencia necesaria de él, para inclinarse finalmente por el carácter prioritario del trabajo enajenado del que deduce (lógicamente) la propiedad privada. Resultaría así que una forma determinada de trabajo humano sería el fundamento de cierta relación entre los hombres (la apropiación o propiedad privada sobre el trabajo o los productos). Punto de vista opuesto al de la madurez en el que una determinada relación de producción (relación social entre los hombres con la propiedad privada) es la que funda determinada forma de trabajo (o de enajenación en el trabajo).?
En esta manera de formular las cosas por parte de nuestro autor pensamos que da demasiado crédito a las ideas de Louis Althusser tanto acerca de los Manuscritos de 1844 como de El capital. Pero de momento más que abundar en esta tesis —lo que haremos más abajo— interesa resaltar que la interpretación dada por Sánchez Vázquez es problemática para Sánchez Vázquez. O, en otros términos, que lo que acabamos de describir es un problema y que vale la pena ver cuál es su solución, por cierto no simple, así que pasemos a un siguiente apartado."

Notas de este extracto

1 Ramón Xirau, "Adolfo Sánchez Vázquez. Elogio", en Juliana González, Carlos Pereyra y Gabriel Vargas Lozano, eds., Paxis y filosofía. Ensayos en homenaje a Adolfo Sánchez Vázquez. México, Grijalbo, 1985, p. 131.
2  CJ Praxis y  filosofía, pp. 439-440.
3 Ibíd., p. 442.
4 Ibíd., p. 443. (El subrayado es mío.)
5 A. Sánchez Vázquez, Post-scriptum político-filosófico a 'Mi obra filosófica', en J. González, C. Pereyra y G. Vargas Lozano, eds., op. cit., p. 469.
6 Vid. A. Sánchez Vázquez, Filosofía y economía en el joven Marx. Los Manuscritas de
1844. México, Grijalbo, 1982.
7 Ibíd., p. 97. Cito en extenso el argumento de Adolfo Sánchez Vázquez en el que le inserta lo recién leído: "Tal vez Marx ha forzado un poco la mano en esta demostración justamente para marcar su oposición a la economía política que hace de la propiedad privada el fundamento del trabajo (lucrativo, para ella; enajenado, para Marx). Decimos esto porque si la relación (de apropiación) del capitalista respecto del producto y del trabajo es una determinación o aspecto inseparable del trabajo enajenado, deja de ser una consecuencia o efecto de un fenómeno (el trabajo enajenado) para ser un aspecto o determinación esencial de él. El extrañamiento del obrero es inseparable de la apropiación o de la propiedad privada del capitalista; a su vez, justamente porque hay apropiación privada, hay también necesariamente una relación de extrañamiento. Tal será la posición de Marx en su madurez. Pero la posición del joven Marx es un tanto ambigua en este punto; por un lado se inclina por ver el extrañamiento y la apropiación como aspectos de un mismo fenómeno (al mostrarse una relación se muestra necesariamente la otra), lo cual significaría en definitiva que no se podría fundar la propiedad privada en el trabajo enajenado ya que ello implicaría que es posible establecer cierta separación entre el fundamento y lo fundado, lo cual como hemos visto no puede ser.
Ahora bien, Marx se ve forzado a destacar que la propiedad privada, lejos de ser fundamento y supuesto último como sostiene la economía política, tiene ella misma un fundamento que es el trabajo enajenado. Y esto explica la oscilación de su pensamiento juvenil entre la propiedad privada como aspecto esencial del trabajo enajenado y como consecuencia necesaria de él, para inclinarse finalmente por el carácter prioritario del trabajo enajenado del que deduce (lógicamente) la propiedad privada. Resultaría así que una forma determinada de trabajo humano sería el fundamento de cierta relación entre los hombres (la apropiación o propiedad privada sobre el trabajo y los productos). Punto de vista opuesto al de la madurez en el que una determinada relación de producción (relación social entre los hombres como la propiedad privada) es la que funda determinada forma de trabajo (o de enajenación en el trabajo).
 


http://marxismocritico.wordpress.com/

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo Rebelión
Il “Capitale” di Marx, ricerca storica a 150 anni dalla pubblicazione del Volume I — Bergamo News
Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
"Das Kapital", une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica