"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

7/12/13

Ética y política en el marxismo | El caso de Gorbachov

  • “Existe una moralidad de la política -asunto difícil y nunca claramente abordado-, y cuando la política debe traicionar a su moralidad, escoger la moralidad es traicionar a la política. ¡Ahora encuentre la solución de ese conflicto! Particularmente cuando la política ha tomado como su fin alcanzar el reino de lo humano.” | Jean-Paul Sartre
Las reformas de Gorbachov
✆ Fritz Behrendt
István Mészáros  |  En su ejemplar del 4 de noviembre de 1989, la revista Soviet Weekly publicó un artículo con el título "Un adiós a la concepción primitiva del socialismo". Fue escrito por Oleg Bogomolov, uno de los asesores del presidente Gorbachov, miembro del parlamento y líder de lo que se llamó en su tiempo en Moscú (quizá en broma) el Instituto de Economía Socialista. La referencia a "la primitiva concepción del socialismo'* resumía con gran precisión la posición del autor, aun cuando no fuese en el sentido pretendido. Ésta fue su conclusión, considerando el estado del mundo y la realización histórica del proyecto socialista:
La teoría de la convergencia —bajo la cual el capitalismo y el socialismo se acercan en su progreso y posiblemente se encontrarán como un solo sistema— en ningún modo parece tan primitiva como fue en su momento. El Occidente está moviéndose hacia una mejor sociedad, lo que nos remite a la sociedad posindustrial, "basada en la informática". Nosotros comúnmente nos referimos a esa clase de sociedad como el primer estadio del comunismo.
PDF
De esta manera, el confiado asesor de Gorbachov abrazó, no solamente los valores implícitos en el arrobamiento posindustrial de Daniel Bell, sino también su crudo corolario hecho explícito en la aserción de Robert Tucker, de acuerdo con la cual "el concepto de comunismo en Marx es más aplicable a la situación actual de los Estados Unidos, por ejemplo, que su concepción del capitalismo".1 Así, dirigido a su capitulación por algún muy viejo pensamiento en el capitalismo occidental, el llamado nuevo pensamiento de la Unión Soviética bajo Gorbachov trató de definir su peculiar nueva orientación valorativa. Los anteriores gobernantes y propagandistas del sistema estalinista, con constantes referencias a la "irreversibilidad" de su "nuevo curso", quisieron ansiosamente demostrar a Reagan, Thatcher, Bush y a otros como ellos su determinación, tan sólida como una roca, de su conversión a una entusiasta creencia en las virtudes de la (socialmente no calificada) economía de mercado. Y como una prueba de su buena fe, apelaron a la idea de consenso universal y a su, de ahora en adelante, inconmovible creencia en el efectivo predominio de los "valores universales humanos".

Naturalmente, en realidad todo esto fue mucho mas lejos que "cantando en la oscuridad", ya que nada podría ser aducido para sostener la proclamada posición gorbachoviana más que su repetida proclamación. Consecuentemente, para encontrar autoseguridad en sus negociaciones con la Casa Blanca, tanto como alguna clase de justificación cuando presentara el asunto en casa, los ideólogos del nuevo wishful thinking* postularon la ficción de un materialmente bien consolidado sistema de valores Este-Oeste. En este espíritu del último Gorbachov ideólogo-jefe (como oficialmente fue llamado), Vadim Medvedev declaró —desestimando toda evidencia histórica en contrario— que las relaciones mercancía-dinero capitalistas y el mercado eran el cuerpo instrumental de los valores universales, y "el mayor logro de la civilización humana",2 insistiendo en que por esta razón, en las políticas perseguidas por los directores de la perestroika, la "aproximación de clase" debía ser reemplazada por el "enfoque humanista universal".3

La aproximación a estos valores —caracterizados por la grotesca creencia en que ellos pueden ser tomados del aire sin ninguna referencia a su fundamentación social— fue adoptada por los burócratas soviéticos en todos los órdenes de la vida, desde la diplomacia internacional, hasta las relaciones étnicas. Así, el finalmente desdichado ministro del Exterior, Alexander A. Bessmertnykh, anunció el triunfo de la "aproximación pragmática" sobre la "aproximación ideológica",4 al declarar que:
...la esencia del nuevo pensamiento [en la diplomacia internacional] es traer a primer plano, no a los egoístas, sino a los cada vez más altruistas intereses. El altruismo cesa de ser un atributo de la escuela romántica de la diplomacia. Ha sido repentinamente convertido en un elemento del moderno pensamiento.5
De esta manera, el antagonismo sociohistórico entre capital y trabajo ha sido reconciliado con el iluso postulado del "cada vez más altruista interés". Y esto es lo que Bessmertnykh llamó "una visión realista de la realidad".6

En el mismo espíritu, el saludablemente titulado jefe del Consejo Científico Interdepartamental de los Estudios de Procesos Étnicos del Presidium de la Academia de Ciencias de la URSS, Julián Bromlei, resumió su propio y realista punto de vista de la realidad de las naciones en general y de la Unión Soviética en particular, insistiendo en que el término pueblo soviético
...refleja una realidad, un Estado y una entidad territorial que tienen características culturales comunes, tradiciones, valores y autoconocimiento unificado. La larga historia milenaria de la humanidad ha visto muchas de estas entidades: tomando los presentes pueblos indios e indonesios en el desarrollo del mundo, el pueblo de Suiza en el Oeste y el pueblo yugoslavo en los países socialistas. Así, el pueblo soviético es un fenómeno natural que difiere de sociedades similares, principalmente en sus parámetros socialistas y correspondientes valores espirituales.
Claramente, nosotros deberíamos tener en mente que la nación soviética consiste en una variedad de grupos étnicos.7

Así es como la ficción estalinista de la nación soviética —que fue de hecho proclamada por Stalin sobre la base de la degradación de varias comunidades nacionales de la Unión Soviética, incluyendo a Ucrania y exceptuando solamente a Rusia, al status de meros grupos étnicos (un procedimiento completamente arbitrario por el cual no otro que Lenin llamó al georgiano Stalin un "gran gendarme ruso")— pudo ser perpetuada en teoría (pero no por mucho en la práctica) en nombre de los pretendidamente ilustrados y humanístico-liberadores principios del nuevo pensamiento. El común denominador pareció ser la voluntarista superimposición de los materialmente infundados pero, a pesar de todo, ilusamente declarados valores —ya hubieran sido llamados valores espirituales o por otro nombre—, sobre la realidad sociohistórica dada, cuyas dolorosas y evidentes contradicciones fueron supuestamente resueltas a través del poder persuasivo de su evidente rectitud, como decretó el nuevo pensamiento.

La reciente cabeza inspiradora de todas estas ideas fue, claro, el primer secretario Mijail Gorbachov. Él proclamó que Clausewitz y el poder político "ahora pertenecen a las bibliotecas", porque:
Por primera vez en la historia, basar la política internacional, tanto sobre la moral y normas éticas —que son comunes a toda la humanidad—, como humanizando las relaciones entre los estados, ha devenido un requerimiento vital.8
Desde que Gorbachov rechazó reconocer la obvia diferencia entre requerimientos (o imperativos) y los intereses sociales realmente existentes, continuó repitiendo su sermón moral acerca de "la prioridad de los valores universales humanos",9 mientras sus adversarios mantenían —en el Golfo y en todas partes—, con la más brutal y abierta agresividad, su continua y feliz adhesión a los bien probados principios de Clausewitz. En verdad, los "valores humanos universales" no podían ser simplemente asumidos en una sociedad de antagonismos de clase destructivos; ellos tenían que ser primero creados a través de la derrota de tales antagonismos, como previa el proyecto socialista. Ésta es la razón de que en su ilusoria defensa de soluciones universales aceptables pudieron proceder sólo postulando "valores humanos universales" como ya dados —desechando al mismo tiempo, como hemos visto, la "aproximación de clase" de la imaginaria altura de "la supremacía de una aproximación humana general"— y, consecuentemente, solamente pudieron fundar la no existente reconciliación-de-todos-los conflictivos valores universales sobre la ficción de "los cada vez más altruistas intereses", comprometiendo este conflictivo mundo nuestro desde las entrañas del nuevo pensamiento.

Gorbachov continuó proclamando que "es esencial elevarse por encima de las diferencias ideológicas",10 pero rechazó inquirir en las condiciones de realización (si hubiera algunas) de tal deseo. Su libro sobre la perestroíka constituyó una larga lista de deseos, envueltos en su acostumbrada retórica de partido de primer secretario. Al mismo tiempo, el libro no hizo el intento de demostrar cómo trasladar a la realidad los objetivos políticos deseados. Irónicamente, mientras perseguía su maratón de wishfull thinking, el autor de Perestroika también proclamó que "en la política real no puede haber wishful thinking".11 Hizo esto como un intento de legitimación indisputable de sus propias credenciales como un político realista, en lugar de demostrar la solidez del curso de acción escogido. Pensó que diciendo que "nosotros proponemos la política de la perestroika, frente a la que no hay alternativa",12 las graves cuestiones concernientes a la viabilidad de la perestroika serían automáticamente resueltas, sobre la evidente autoridad de la misma necesidad.

Infortunadamente, sin embargo, como revela la experiencia histórica, las voluntaristas ilusiones —frecuentemente unidas a la directa apelación a la autoridad de los llamados imperativos morales— tienden a predominar en política precisamente en los tiempos en que los objetivos políticos invocados están pobremente fundados, debido a la inherente debilidad de quienes las promueven. La apelación directa a la moralidad en este discurso político es usada como un sustituto imaginario de fuerzas políticas de materiales identificables que podrían asegurar la realización de los objetivos deseados. Esto hace dicho discurso político extremadamente problemático, no importa cuan altamente sólidos fueran sus llamados morales "universales". Así, cuando el ideólogo-jefe Gorbachov, haciéndose eco de su primer secretario, insiste en que "Nosotros hemos hecho nuestra elección... nuestra sociedad se ha embarcado en el camino correcto y la única dirección del tráfico en este camino está deviniendo irreversible",13 falla al preguntar algunas cuestiones vitales acerca del destino y la aceptabilidad (o inaceptabilidad) del "irreversible tráfico en una dirección".

Así, sustituyendo con vacuos lemas de moral acerca del "enfoque universal humanístico" un serio análisis de lo que fue terriblemente equivocado bajo el estalinismo en las sociedades posrevolucionarias, extrajeron de ellos la absurda conclusión de que el mercado capitalista era la "garantía de renovación del socialismo".14 Así es como las palabras de Sartre acerca de la traición de la política emancipatoria en nombre de la moralidad viene a aparecer como un fantasma ante los propulsores de \a. perestroika. Cualesquiera que hubieran sido sus intenciones originales, ayudaron a empedrar el camino de Dante al infierno, acabaron finalmente optando por el reino de la opresión capitalista, en vez de "traer el reino de lo humano".

Así, el retorno del interés por el discurso moral bajo la perestroika probó ser engañoso y contraproducente. Los argumentos sobre moralidad y "valores universales" fueron usados por los teóricos de la perestroika y los políticos sólo para esconder las inevitables contradicciones de la estrategia perseguida por Gorbachov y sus colaboradores; una estrategia que no por accidente culminó en la aceptación de la restauración capitalista. Esto, otra vez, recalca la verdad de la proposición de que las relaciones entre moral y política son de una gran importancia, y especialmente en el caso de los movimientos sociales que se proponen fines emancipatorios.

La historia del marxismo del siglo XX está lejos de ser confiable a este respecto. A pesar del profundo interés de Marx por este tópico,15 teóricos marxistas del siglo —con la excepción de Kautsky, quien abordó problemas relevantes en un estilo materialista mecánico— fallaron en analizar el quemante tópico de los valores morales y políticos. En este clima inclusive la propia posición de Marx podría ser, y ha sido, groseramente malinterpretada. La peculiar noción que etiquetó a Marx como un "antihumanismo teórico" —una noción nacida en parte de la ignorancia de su obra y en parte de un particularmente inmerecido respeto por la posición de Stalin, que condenó la preocupación por estos asuntos como una inadmisible moralina— es un bien conocido ejemplo de esta malinterpretación. La iniciativa de Monthly Review de iniciar una discusión seria sobre estos temas es entonces bienvenida.

La relación entre moral y política no es solamente muy intrincada. Es también necesaria e inevitable, a pesar de que algunas ramas de la política quieren colocarse sobre o más allá de la moralidad. Este inevitable vínculo entre política y moralidad se aplica también a las consideraciones teóricas del tema. Cualquiera que sea la dificultad para confrontar los problemas y las contradicciones de la política en el orden social prevaleciente, las teorías de la moralidad sufren las consecuencias de esta dificultad que está lejos de ser puramente académica. No es así accidental que el siglo XX sea pobre en teorías de la moralidad y la ética.

Inclusive una mirada superficial al decurso de la historia de la filosofía revela que los autores de todos los trabajos mayores de ética son también los creadores de los trabajos teóricos generadores de política. El discurso moral no funciona sobre sí mismo; necesita la política como su fundamento práctico de referencia, sin el cual podría condenarse a sí mismo a la futilidad de un vacuo ejercicio académico. Ésta es la razón por la cual todas las obras mayores de ética en la historia de la filosofía van de la mano con sus equivalentes teorías específicas de la política; y viceversa, toda conceptuación seria de la política tiene su corolario necesario en el plano del discurso moral. Esto vale tanto para Aristóteles como para Hobbes y Spinoza, y para Rousseau y Kant, tanto como para Hegel. Inclusive, en el caso de Hegel, encontramos su ética completamente integrada en su Filosofía del derecho; por ejemplo, en su teoría del Estado. Imaginar que la política socialista pudiera escapar de esta relación integral con una correspondiente moral socialista pertenece al reino de la pura fantasía. De hecho, las concepciones que Marx tiene de la política no están tan plenamente articuladas como sus puntos de vista sobre la moral y los valores. Si hubiera algo en su obra, es que los primeros estarían menos plena y claramente articulados.

Uno no puede escribir un trabajo de ética socialista adecuado sin una crítica radical de la política. Las normas éticas y los valores morales defendidos pueden o no adquirir su validez exclusivamente en el mundo social, el cual es iztván mészáros 29 prácticamente regulado por todas las funciones totalizadoras omniabarcantes de la política. Comprensivamente, entonces, bajo el estalinismo —cuando se hacía algún examen crítico de la política fuera de los límites— todo deseo de producir una obra ética significativa, incluyendo la ambición de toda la vida de Lukács por escribir una ética sistemática, tenía que ser frustrada.

Pero hubo —y más que nunca hay— otro factor de peso que permanece vigente, incluso después de la desaparición del estalinismo. Éste consiste en el siempre estrecho margen de alternativas permitidas por el modo de funcionamiento necesario del sistema capitalista global. Ésta es la razón por la cual el lema favorito de los políticos —desde Margaret Thatcher hasta Mijail Gorbachov— es el de "no hay alternativa". Al mismo tiempo, ellos quisieron mantener su creencia en la política como "el arte de lo posible". Pero, ¿qué podría ser el significado de "lo posible" si "no hay alternativa"? Cuando Gorbachov —en la página 51 de su libro sobre la perestroíka— reitera su creencia en "el arte de lo posible", transforma el concepto tanto como para poder afirmar que "lo posible" significa límites insuperables y por tanto es imposible, porque "no hay alternativa".

No puede haber un discurso moral significativo sobre la premisa de "no hay alternativa". A la ética concierne la evaluación y puesta en práctica de metas de alternativa que pueden darse los individuos y grupos sociales. Al mismo tiempo, debe también ser destacado que la investigación de la ética no puede ser un sustituto de una crítica radical de la política en su frustrante y alienante realidad contemporánea. La persecución de alternativas viables ante la realidad destructiva del orden social capitalista —sin el cual el proyecto socialista es completamente un sinsentido— es un asunto práctico. El papel de la moralidad y de la ética son cruciales para el éxito de esta empresa. Pero no puede haber esperanza de éxito sin la rearticulación conjunta del discurso moral socialista y la estrategia política, tomando plenamente a cargo las dolorosas lecciones del pasado reciente, en estrecha conjunción con un movimiento social orientado prácticamente a desafiar el dictum fatalista de "no hay alternativa".

Notas

1 R.C. Tucker, Philosophy and Mylh in Karl Marx, Cambridge University Press, Cambridge, 1961, p. 235. * (Ilusiones.)
2 Vadim Medvedev, "The Ideology of Perestroyka", en Abel Agambegyan
3 Ibid., p. 33.
4 Alexander A. Bessmertnykh, "Foreing Policy/ A New Course", en ibid., p. 49.
5 Ibid. 50.
6 Ibid., p. 49.
7 Julián V. Bromlei, "Ethnic Relations and Perestroika"', en ibid.,p. 118.
9 Ibid., p. 189.
10 Ibid., p.221.
11 Ibid., p. 220.
12 Ibid., p. 264. En todas partes, Gorbachov escribe en el libro: "nosotros creemos que la perestroika es indispensable e inevitable, y que no tenemos otra opción" (p. 67). Pero incluso si esta proposición pudiera ser considerada verdad —la proclamada ausencia de una alternativa—, establecer la viabilidad de una certeza en un curso escogido de la acción es sólo una regla para producir racionalizaciones de sus fracasos autoinducidos.
13 Medvedev, op. cit., p.40.
14 " Ibid., p. 32.
15 Yo intenté discutir estos temas en mi libro Marx's Theory of Alienation (Merlin Press, Londres, 1970;yHarper Torchbooks, Nueva York, 1972), especialmente en el capítulo IV, que aborda aspectos morales de la teoría de Marx.

Traducción de Gabriel Vargas Lozano & Lucio Oliver



____________________________________

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
Anne Dolhein: La Chine offre une statue de Karl Marx à la ville de Trèves en Allemagne — Reinformation
Karl Marx y Friedrich Engels, los padres del socialismo científico — Guerrero Liberación
Rodolfo Salazar González: Resurgimiento de Karl Marx — Buenos Días Tamaulipas
Marcelo Pereira: El Manifiesto del Partido Comunista es Un gran relato — La Diaria
Les jeunes années de Karl Marx au cinéma — Arte TV
José Pablo Noriega de Lomas, Universidad de Oviedo: Marx y Engels: Dos sistemas materialistas diferentes (PDF) — Universidad de La Rioja (*)
Carlos Prieto: Un icono pop llamado Karl Marx — El Confidencial
Benjamin Edgard: Notre ennemi le Capital — Le Comptoir
Jonathan Martineau y el feminismo marxista a escala internacional: 1) Intersección, articulación: el álgebra feminista — Marxismo Crítico / 2) Intersection, articulation : l’algèbre féministe — Période
Rodolfo Salazar González: Karl Marx, un filósofo legendario — Noticias de Tampico
Jotave: El Capital / Sesquicentenario de un libro que influye en el acontecer — La Arena
Gauthier Ambrus: Trump, Marx et la mondialisation. Quand l’auteur du «Capital» renvoie Chine, Europe et Amérique dos-à-dos — Le Temps
Gabriel Vargas Lozano & Raúl Páramo Ortega: Marx y Freud: Hacia una Nueva Racionalidad de la Sociedad y de la Historia. Presentación editorial del libro — México es Cultura
Iris de la Cruz Saborit & Liz Armas Pedraza: Pensamiento Crítico: una revista de todos los tiempos, exponente del marxismo en Cuba a fines de los 60 — Cuba Ahora
Andrei Martínez Finkelshtein: ¿Es cierto que Karl Marx se dedicaba a las matemáticas en su tiempo libre? — Quora
_____________________
(*) Acceso indirecto