"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

21/5/17

Sobre la dialéctica del Estado burgués — La crítica de la democracia burguesa en Rosa Luxemburgo

Rosa Luxemburgo ✆ Kate Evans
Michael Löwy

El planteamiento eminentemente dialéctico del Estado burgués y de sus formas democráticas en Rosa Luxemburgo le permite escapar tanto de los planteamientos social-liberales (¡Bernstein!) que niegan su carácter burgués, como de los de un cierto marxismo vulgar que no tiene en cuenta la importancia de la democracia. Fiel a la teoría marxista del Estado, Rosa Luxemburgo insiste en su carácter de “Estado de clase”. Pero inmediatamente añade: “hay que tomar esta afirmación no en un sentido absoluto y rígido, sino en un sentido dialéctico”. ¿Qué quiere decir esto?

De una parte, que el Estado “asume sin duda funciones de interés general en el sentido del desarrollo social”; pero al mismo tiempo, no lo hace más que “en la medida en que el interés general y el desarrollo social coinciden con los intereses de la clase dominante”. La universalidad del Estado está por tanto severamente limitada y, en gran medida, negada por su carácter de clase /1.

Français
Otro aspecto de esta dialéctica es la contradicción entre la forma democrática y el contenido de clase: “Las instituciones formalmente democráticas no son, en cuanto a su contenido, más que instrumentos de los intereses de la clase dominante”. Pero no se limita a esta constatación que es un locus clásico del marxismo; no solo no desprecia la forma democrática, sino que muestra que ésta puede entrar en oposición con el contenido burgués: “Se tienen pruebas concretas de ello: en cuanto la democracia tiene tendencia a negar su carácter de clase y a transformarse en instrumento de los verdaderos intereses del pueblo, las formas democráticas mismas son sacrificadas por la burguesía y por su representación estatal” /2. 

La historia del siglo XX está atravesada de un extremo a otro de ejemplos de este tipo de “sacrificio”, desde la guerra civil en España hasta el golpe de Estado de 1973 en Chile; no son excepciones, sino más bien la regla. Rosa Luxemburgo había previsto, con una agudeza impresionante, ya en 1898, lo que iba a ocurrir a lo largo del siglo siguiente.
Dialéctica del Estado burgués
Contra la visión idílica de la historia como “Progreso” ininterrumpido, como evolución necesaria de la humanidad hacia la democracia y, sobre todo, contra el mito de un vínculo intrínseco entre capitalismo y democracia, opone un análisis sobrio y sin ilusiones de la diversidad de los regímenes políticos:
El desarrollo ininterrumpido de la democracia que el revisionismo, siguiendo el ejemplo del liberalismo burgués, toma por la ley fundamental de la historia humana, o al menos de la historia moderna, se revela, cuando se le examina de cerca, como un espejismo. No se pueden establecer relaciones universales y absolutas entre el desarrollo del capitalismo y la democracia. El régimen político es cada vez el resultado del conjunto de factores políticos tanto internos como externos; en el interior de esos límites presenta todos los diferentes grados de escala desde la monarquía absoluta hasta la república democrática” /3.
Lo que no podía prever, por supuesto, son las formas estatales autoritarias bastante peores que las monarquías: los regímenes fascistas y las dictaduras militares, que se desarrollaron en los países capitalistas -tanto del centro como de la periferia- a lo largo del siglo XX. Pero tiene el mérito de ser una de las pocas personas, en el movimiento obrero y socialista, que desconfió de la ideología del Progreso, común a los liberales burgueses y a una buena parte de la izquierda, y en poner en evidencia la perfecta compatibilidad del capitalismo con formas políticas radicalmente antidemocráticas. (…).
No solo no hay afinidad particular entre la burguesía y la democracia, sino que a menudo se producen los avances democráticos en lucha contra esta clase:
En Bélgica, en fin, la conquista democrática del movimiento obrero, el sufragio universal, es un efecto de la debilidad del militarismo y por consiguiente de la situación geográfica y política particular de Bélgica y, sobre todo, ese “trozo de democracia” está conquistado no por la burguesía, sino en su contra ” /4.
¿Es solo el caso de Bélgica, o más bien una tendencia histórica general? Rosa Luxemburgo parece inclinarse por la segunda hipótesis, considerando que la única garantía de la democracia es la fuerza del movimiento obrero:
El movimiento obrero socialista es hoy el único apoyo de la democracia, no hay otros. Se verá entonces que no es la suerte del movimiento socialista la que está ligada a la democracia burguesa, sino inversamente la de la democracia la que está ligada al movimiento socialista. Se constatará que las oportunidades de la democracia no están ligadas al hecho de que la clase obrera renuncie a la lucha por su emancipación sino, al contrario, al hecho de que el movimiento socialista sea suficientemente poderoso como para combatir las consecuencias reaccionarias de la política mundial y de la traición de la burguesía.
Cualquiera que desee el reforzamiento de la democracia deberá desear igualmente el reforzamiento y no el debilitamiento del movimiento socialista; renunciar a la lucha por el socialismo, es renunciar al mismo tiempo al movimiento obrero y a la democracia misma” /5.
En otros términos: la democracia es, a ojos de Rosa Luxemburgo, un valor esencial que el movimiento socialista debe salvar de sus adversarios reaccionarios, entre los que se encuentra la burguesía, siempre dispuesta a traicionar sus proclamas democráticas si sus intereses lo exigen (…).
La sorprendente afirmación según la cual la suerte de la democracia está ligada a la del movimiento obrero y socialista fue también confirmada por la historia de los decenios siguientes: la derrota de la izquierda socialista -a causa de sus divisiones, de sus errores y de su debilidad- en Italia, en Alemania, en Austria o en España, condujo al triunfo del fascismo, con el apoyo de las principales fuerzas de la burguesía, y a la abolición de toda forma de democracia durante largos años (en España, durante decenios).

La relación entre el movimiento obrero y la democracia es eminentemente dialéctica: la democracia tiene necesidad del movimiento socialista y, viceversa, la lucha del proletariado tiene necesidad de la democracia para desarrollarse:
La democracia es quizás inútil, o incluso molesta para la burguesía hoy; para la clase obrera, es necesaria, incluso indispensable. Es necesaria, porque crea las formas políticas (autoadministración, derecho de voto, etc.) que servirán al proletariado de trampolín y de apoyo en su lucha por la transformación revolucionaria de la sociedad burguesa. Pero es también indispensable porque es solo luchando por la democracia y ejerciendo sus derechos como el proletariado tomará conciencia de sus intereses de clase y de sus tareas históricas” /6.
La formulación de Rosa Luxemburgo es compleja. En un primer momento parece afirmarque es gracias a la democracia como la clase obrera puede luchar para transformar la sociedad. ¿ Querría esto decir que en los países no democráticos esta lucha no es posible? Al contrario, insiste la revolucionaria polaca, es en la lucha por la democracia como la conciencia de clase se desarrolla. Piensa sin duda en países como la Rusia zarista -incluyendo Polonia- donde la democracia no existe aún y donde la conciencia revolucionaria se despierta precisamente en el combate democrático. Es lo que se verá, pocos años más tarde, en la revolución rusa de 1905. Pero piensa también, probablemente, en la Alemania guillermina, en la que la lucha por la democracia está lejos de haber acabado, y encuentra en el movimiento socialista su principal sujeto histórico. En cualquier caso, lejos de despreciar las “formas democráticas”, que distingue de su instrumentalización y manipulación burguesas, asocia estrechamente su destino al del movimiento obrero.

¿Cuáles son pues las formas democráticas importantes? En 1898, menciona sobre todo tres de ellas: el sufragio universal, la república democrática, la autoadministración; más tarde -por ejemplo, a propósito de la revolución rusa en 1918- añadirá las libertades democráticas: libertad de expresión, de prensa, de organización. ¿Qué ocurre con el Parlamento? Rosa Luxemburgo no rechaza la representación democrática como tal, pero desconfía del parlamentarismo en su forma del momento: lo considera como “un instrumento específico del Estado de clase burgués, un medio para hacer madurar y desarrollar las contradicciones capitalistas” /7. Volverá sobre este debate pocos años más tarde, en artículos polémicos contra Jaurès y los socialistas franceses, a los que acusará de querer llegar al socialismo pasando por “la ciénaga apacible (…) de un parlamentarismo senil”. La degradación de esta institución se revela en su sumisión al poder ejecutivo: “La idea, en si misma racional, de que el gobierno no debe dejar de ser el instrumento de la mayoría de la representación popular, es invertida en su contrario por la práctica del parlamentarismo burgués: a saber, la dependencia servil de la representación popular a la supervivencia del presente gobierno”. Saluda, en este contexto, a los socialistas revolucionarios franceses que han comprendido que la acción legislativa en el Parlamento -útil para arrancar algunas leyes favorables para los trabajadores- no puede sustituir a la organización del proletariado para la conquista, por medios revolucionarios, del poder político /8.
Las contradicciones de la democracia burguesa: militarismo, colonialismo
Las democracias burguesas “realmente existentes” se caracterizan por dos dimensiones profundamente antidemocráticas, estrechamente ligadas: el militarismo y el colonialismo. En el primer caso, se trata de una institución, el Ejército, jerárquico, autoritario y reaccionario, que constituye una especie de Estado absolutista en el seno del Estado democrático. En el segundo, se trata de la imposición, por la fuerza de las armas, de una dictadura a los pueblos colonizados por los imperios occidentales. Como recuerda Rosa Luxemburgo en Reforma o revolución su carácter de clase obliga al Estado burgués, incluso si es democrático, a acentuar cada vez más su actividad coercitiva en terrenos que no sirven más que a los intereses de la burguesía, “a saber el militarismo y la política aduanera y colonial” /9. La denuncia de esta “actividad coercitiva”, militarista e imperialista, va a ser uno de los principales ejes de la crítica dirigida por Rosa Luxemburgo al Estado burgués.

Desde el punto de vista capitalista,
el militarismo actualmente se ha vuelto indispensable desde un triple punto de vista: 1) le sirve para defender intereses nacionales en competencia contra otros grupos nacionales; 2) constituye un terreno de inversión privilegiado, tanto para el capital financiero como para el capital industrial; y 3) le es útil en el interior para asegurar su dominación de clase sobre el pueblo trabajador. […]. Dos rasgos específicos caracterizan el militarismo actual: es en primer lugar su desarrollo general y concurrente en todos los países; se le diría empujado a aumentar por una fuerza motriz interna y autónoma: fenómeno aún desconocido hace algunos decenios; es luego el carácter fatal, inevitable de la explosión inminente, aunque se ignore la ocasión que la desencadenará, los Estados que serán afectados en primer lugar, el objeto del conflicto y todas las demás circunstancias” /10.
Como se ve, Rosa Luxemburgo había previsto, ya en 1898, una guerra mundial suscitada por la competencia entre potencias capitalistas nacionales y por la dinámica incontrolable del militarismo. Es también una de esas intuiciones fulgurantes que atraviesan el texto de Reforma o revolución, aunque, por supuesto, no pudiera prever “las circunstancias” del conflicto.

Militarismo en el interior y expansión colonial en el exterior están estrechamente ligados y conducen a un declive, una degradación, una degeneración de la democracia burguesa:
A causa del desarrollo de la economía mundial, de la agravación y de la generalización de la competencia en el mercado mundial, el militarismo y la política de las grandes flotas, instrumentos de la política mundial, se han convertido en un factor decisivo de la vida exterior e interior de los grandes Estados. Sin embargo, si la política mundial y el militarismo representan una tendencia ascendente de la fase actual del capitalismo, la democracia burguesa debe entonces lógicamente entrar en una fase descendente. En Alemania, la era de los grandes armamentos, que data de 1893, y la política mundial inaugurada por la toma de Kiao-Tcheu /11, han tenido por compensación dos sacrificios pagados por la democracia burguesa: la descomposición del liberalismo, y el paso del Partido del Centro de la oposición al gobierno” /12.
El análisis de Rosa Luxemburgo es aún más amplio: se da cuenta de que el peso creciente del Ejército en la vida política de las democracias burguesas resulta no solo de la competencia imperialista sino también de un factor interno de las sociedades burguesas: el ascenso de las luchas obreras. En un artículo antimilitarista de 1914, pone en evidencia dos tendencias profundas que refuerzan la preponderancia política de las instituciones militares en los Estados burgueses:
Estas dos tendencias son, de un lado, el imperialismo que conlleva un crecimiento masivo del ejército, el culto de la violencia militar salvaje y una actitud dominadora y arbitraria del militarismo respecto a la legislación; del otro lado, el movimiento obrero que conoce un desarrollo igualmente masivo, acentuando los antagonismos de clase y provocando la intervención cada vez más frecuente del ejército contra el proletariado en lucha” /13.
Esta “violencia militar salvaje” se ejerce, en el marco de las políticas imperialistas, ante todo sobre los pueblos colonizados, sometidos a una brutal opresión que no tiene nada de “democrática”. La democracia burguesa produce, en su política colonial, formas de dominación autocrática, dictatorial. En un artículo de 1902 sobre Martinica, Rosa Luxemburgo denunciaba las masacres del colonialismo francés en Madagascar, las guerras de conquista de los Estados Unidos en Filipinas, o de Inglaterra en África o, en fin, las agresiones contra los chinos cometidas, en buena entente, por franceses e ingleses, rusos y alemanes, italianos y americanos /14.

Volverá a menudo sobre los crímenes del colonialismo, en particular en La acumulación del capital (1913). Retomando el hilo de la crítica implacable de la política colonial del capítulo sobre la acumulación primitiva en el volumen I de El Capital, observa sin embargo que no se trata de un momento “inicial” sino de una tendencia permanente del capital: “Aquí no se trata ya de una acumulación primitiva, el proceso continúa hasta nuestros días. Cada expansión colonial está necesariamente acompañada de la guerra obstinada del capital contra las condiciones sociales y económicas de los indígenas, así como del pillaje violento de sus medios de producción y de su fuerza de trabajo”. Resulta de ello la ocupación militar permanente de las colonias y la represión brutal de sus levantamientos, cuyos ejemplos clásicos son el colonialismo inglés en India y el francés en Argelia /15. De hecho, esta acumulación primitiva permanente prosigue aún hoy, en el siglo XXI, con métodos distintos del colonialismo clásico, pero no menos feroces.
Notas
1/ Rosa Luxemburgo, Réforme sociale ou révolution ? [1898], in Œuvres I, Paris, Maspero, 1969, trad. Irène Petit, p. 39. Versión española en Rosa Luxemburgo Reforma o revolución https://www.marxists.org/espanol/luxem/01Reformaorevolucion_0.pdf Damos entre paréntesis la página de la versión en español que corresponde a la cita ndt.
2/ Ibid., p. 43. (58)
3/ Ibid., p. 67-68. (77)
4/ Ibid., p. 67. (77)
5/ Ibid., p. 70. (80)
6/ Ibid., p. 76. ( 84)
7/ Ibid., p. 43. (59)
8/ Rosa Luxemburgo, Le Socialisme en France 1898-1912, Œuvres complètes – Tome III, Toulouse/Marseille, Smolny/Agone, p. 223 para la primera cita y misma obra éditions Belfond, 1971, p. 228 para la segunda.
9/ Rosa Luxemburgo, Réforme sociale ou révolution ?, in Œuvres I, op. cit., p. 42., (58).
10/ Ibid., p. 41. (57)
11/ La factoría de Kiao-Tchéu (península de Shandong, ciudad principal de Tsing-Tao o Qingdao) fue el principal punto de apoyo alemán en China. Su toma en 1897-1898 fue una etapa importante de la nueva “política mundial” (Weltpolitik) realizada por el emperador Guillermo II [ndlr].
12/ Ibid., p. 69. (78) (En la oposición en el momento de la creación del Imperio alemán y del Kulturkampf, el partido católico Zentrum (“centro”) se suma progresivamente a la mayoría gubernamental a partir de los años 1880, a la vez contra el ascenso del socialismo y a favor de la nueva política colonial ndlr)
13/ Rosa Luxemburgo, « Le revers de la médaille » [avril 1914], in L’État bourgeois et la Révolution, op. cit., p. 41.
14/ Rosa Luxemburgo, « Martinique » [1902], Gesammelte Werke 1/2, Berlin, Dietz Verlag, 1970, p. 250-251.
15/ Rosa Luxemburgo, Die Akkumulation des Kapitals [1913], Gesammelte Werke 5, Berlin, Dietz Verlag, 1990, p. 318-319.

Traducción de Faustino Eguberri para Viento Sur
Título original: “La critique de la démocratie bourgeoise chez Rosa Luxemburg – Sur la dialectique de l’État bourgeois
Publicado originalmente en el número 59 de la Revue Agone, Révolution et Démocratie. Actualité de Rosa Luxemburgo.
http://terrainsdeluttes.ouvaton.org/

◆ El que busca, encuentra...

Todo lo sólido se desvanece en el aire; todo lo sagrado es profano, y los hombres, al fin, se ven forzados a considerar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocasKarl Marx

Not@s sobre Marx, marxismo, socialismo y la Revolución 2.0

— Notas notables
Cecilia Feijoo: Apuntes sobre el Concepto de Revolución Burguesa en Karl Marx — Red Diario Digital
Moishe Postone: Il compito della teoria critica oggi: Ripensare la critica del capitalismo e dei suoi futuri — Blackblog Franco Senia
Pierre-Yves Quiviger: Marx ou l'élimination des inégalités par la révolution — Le Point
Hernán Ouviña: Indigenizar el marxismo — La Tinta
Emmanuel Laurentin: Les historiens américains et Karl Marx — France Culture
Adèle Van Reeth: Le Capital de Karl Marx: La fabrique de la plus-value — France Culture
Manuel Martínez Llaneza: Reproches a Marx acerca de El Capital (Bajo la égida de Friedrich Engels) — Rebelión
Victoria Herrera: Marx y la historia — Buzos
Alejandro F. Gutiérrez Carmona: La vigencia del pensamiento marxista — Alianza Tex
Víctor Arrogante: El Capital y las aspiraciones de la clase trabajadora — Nueva Tribuna
Mauricio Mejía: Karl Marx, el poeta de la mercancía — El Financiero
Emmanuel Laurentin: Karl Marx à Paris: 1843-1845 — France Culture
Jacinto Valdés-Dapena Vivanco: La teoría marxista del Che Guevara — Bohemia
Aldo Casas: El marxismo como herramienta para la lucha — La necesidad de la formación en la militancia — La Tinta
Evald Vasiliévich Iliénkov: La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en El Capital de Marx — Templando el Acero
Vincent Présumey: Suivi des écrits de Karl Marx / 1837-1848 - Part I, Part II, Part III & Part IV — Mediapart
Roman Rosdolky: Marx ésotérique et Marx exotérique — Palim Psao
Lepotier: Marx, Marxisme, Cui bono? — Bella Ciao
Andrea Vitale: La critica di Pareto a Marx: una abborracciatura — Operai e Teoria
Annelie Buntenbach: Marx provides us with a glimpse behind the scenes of capitalism — Marx 200
Antoni Puig Solé: La Ley del Valor y la ecología en Marx — Lo que somos
Vladimiro Giacché: Note sui significati di "Libertà" nei Lineamenti di Filosofia del Diritto di Hegel — Il Comunista
Salvador López Arnal: Manuel Sacristán (1925-1985) como renovador de las tradiciones emancipatorias — Rebelión
Paúl Ravelo Cabrera: Marx, Derrida, el Gesto Político y la supercapitalización mundial — Scribb
Dino Greco: In difesa del marxismo — Sollevazione
Alberto Quiñónez: Arte, praxis y materialismo histórico — Rebelión
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo — Rebelión
John Bellamy Foster: Marx y la fractura en el metabolismo universal de la naturaleza — Scribb
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx — Scribb
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox

— Notas y comentarios sobre El Capital
António Ferraz: Os 150 anos do livro ‘O Capital’, de Karl Marx — Correio do Minho
Horacio Tarcus: Traductores y editores de la “Biblia del Proletariado” - Parte I & Parte II — Memoria
Emmanuel Laurentin: Le Capital, toujours utile pour penser la question économique et sociale? — France Culture
J.M. González Lara: 150 años de El Capital — Vanguardia
Roberto Giardina: Il Capitale di Marx ha 150 anni — Italia Oggi
Alejandro Cifuentes: El Capital de Marx en el siglo XXI — Voz
Marcela Gutiérrez Bobadilla: El Capital, de Karl Marx, celebra 150 años de su edición en Londres — Notimex
Mario Robles Roberto Escorcia Romo: Algunas reflexiones sobre la vigencia e importancia del Tomo I de El Capital — Memoria
Antoni Puig Solé: El Capital de Marx celebra su 150° aniversario — Lo que Somos
Jorge Vilches: El Capital: el libro de nunca acabar — La Razón
Carla de Mello: A 150 años de El Capital, la monumental obra de Karl Marx — Juventud Socialista del Uruguay
Rodolfo Bueno: El Capital cumple 150 años — Rebelión
Diego Guerrero: El Capital de Marx y el capitalismo actual: 150 años más cerca — Público
José Sarrión Andaluz & Salvador López Arnal: Primera edición de El Capital de Karl Marx, la obra de una vida — Rebelión
Sebastián Zarricueta: El Capital de Karl Marx: 150 años — 80°
Marcello Musto: La durezza del 'Capitale' — Il Manifesto
Esteban Mercatante: El valor de El Capital de Karl Marx en el siglo XXI — Izquierda Diario
Michael Roberts: La desigualdad a 150 años de El Capital de Karl Marx — Izquierda Diario
Ricardo Bada: El Capital en sus 150 años — Nexos
Christoph Driessen: ¿Tenía Marx razón? Se cumplen 150 años de edición de El Capital — El Mundo
Juan Losa: La profecía de Marx cumple 150 años — Público
John Saldarriaga: El Capital, 150 años en el estante — El Colombiano
Katia Schaer: Il y a 150 ans, Karl Marx publiait ‘Le Capital’, écrit majeur du 20e siècle — RTS Culture
Manuel Bello Hernández: El Capital de Karl Marx, cumple 150 años de su primera edición — NotiMex
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge
Jérôme Skalski: Lire Le Capital, un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Sebastiano Isaia: Il Capitale secondo Vilfredo Pareto — Nostromo

— Notas y reportajes de actualidad
Román Casado: Marx, Engels, Beatles, ese es el ritmo de Vltava — Radio Praga
María Gómez De Montis: El Manifiesto Comunista nació en la Grand Place — Erasmus en Flandes
Enrique Semo: 1991: ¿Por qué se derrumbó la URSS? — Memoria
Michel Husson: Marx, un économiste du XIXe siècle? A propos de la biographie de Jonathan Sperber — A L’Encontre
César Rendueles: Todos los Marx que hay en Marx — El País
Alice Pairo: Karl Marx, Dubaï et House of cards: la Session de rattrapage — France Culture
Sebastián Raza: Marxismo cultural: una teoría conspirativa de la derecha — La República
Samuel Jaramillo: De nuevo Marx, pero un Marx Nuevo — Universidad Externado de Colombia
Sergio Abraham Méndez Moissen: Karl Marx: El capítulo XXIV de El Capital y el “descubrimiento” de América — La Izquierda Diario
Joseph Daher: El marxismo, la primavera árabe y el fundamentalismo islámico — Viento Sur
Francisco Jaime: Marxismo: ¿salvación a través de la revolución? — El Siglo de Torreón
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
Guido Fernández Parmo: El día que Marx vio The Matrix — Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires
Cest: Karl Marx y sus "Cuadernos de París" toman vida con ilustraciones de Maguma — El Periódico
Leopoldo Moscoso: 'Das Kapital': reloading... — Público
Laura "Xiwe" Santillan: La lucha mapuche, la autodeterminación y el marxismo — La Izquierda Diario
José de María Romero Barea: Hölderlin ha leído a Marx y no lo olvida — Revista de Letras
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
Marc Sala: El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español

— Notas sobre debates, entrevistas y eventos
Fabrizio Mejía Madrid: Conmemoran aniversario de la muerte de Lenin en Rusia — Proceso
Segundo Congreso Mundial sobre Marxismo tendrá lugar en Beijing — Xinhua
Debate entre Andrew Kliman & Fred Moseley — Tiempos Críticos
David McNally & Sue Ferguson: “Social Reproduction Beyond Intersectionality: An Interview” — Marxismo Crítico
Gustavo Hernández Sánchez: “Edward Palmer Thompson es un autor que sí supo dar un giro copernicano a los estudios marxistas” — Rebelión
Alberto Maldonado: Michael Heinrich en Bogotá: El Capital de Marx es el misil más terrible lanzado contra la burguesía — Palabras al Margen
Leonardo Cazes: En memoria de Itsván Mészáros — Rebelión (Publicada en O Globo)
Entrevista con István Mészáros realizada por la revista persa Naghd’ (Kritik), el 02-06-1998: “Para ir Más allá del Capital” — Marxismo Crítico
Rosa Nassif: “El Che no fue solo un hombre de acción sino un gran teórico marxista” Agencia de Informaciones Mercosur AIM
Entrevista a Juan Geymonat: Por un marxismo sin citas a Marx — Hemisferio Izquierdo
Juliana Gonçalves: "El Capital no es una biblia ni un libro de recetas", dice José Paulo Netto [Português ] — Brasil de Fato
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Alejandro Katz & Mariano Schuster: Marx ha vuelto: 150 años de El Capital. Entrevista a Horacio Tarcus — La Vanguardia
Salvador López Arnal: Entrevista a Gustavo Hernández Sánchez sobre "La tradición marxista y la encrucijada postmoderna" — Rebelión
Jorge L. Acanda: "Hace falta una lectura de Marx que hunda raíces en las fuentes originarias del pensamiento de Marx" — La Linea de Fuego

— Notas sobre Lenin y la Revolución de Octubre
Guillermo Almeyra: Qué fue la Revolución Rusa — La Jornada
Jorge Figueroa: Dos revoluciones que cambiaron el mundo y el arte — La Gaceta
Gilberto López y Rivas: La revolución socialista de 1917 y la cuestión nacional y colonial — La Jornada
Aldo Agosti: Repensar la Revolución Rusa — Memoria
Toni Negri: Lenin: Dalla teoria alla pratica — Euronomade
Entretien avec Tariq Ali: L’héritage de Vladimir Lénine — Contretemps
Andrea Catone: La Rivoluzione d’Ottobre e il Movimento Socialista Mondiale in una prospettiva storica — Marx XXI
Michael Löwy: De la Revolución de Octubre al Ecocomunismo del Siglo XXI — Herramienta
Serge Halimi: Il secolo di Lenin — Rifondazione Comunista
Víctor Arrogante: La Gran Revolución de octubre — El Plural
Luis Bilbao: El mundo a un siglo de la Revolución de Octubre — Rebelión
Samir Amin: La Revolución de Octubre cien años después — El Viejo Topo
Luis Fernando Valdés-López: Revolución rusa, 100 años después — Portaluz
Ester Kandel: El centenario de la Revolución de octubre — Kaos en la Red
Daniel Gaido: Come fare la rivoluzione senza prendere il potere...a luglio — PalermoGrad
Eugenio del Río: Repensando la experiencia soviética — Ctxt
Pablo Stancanelli: Presentación el Atlas de la Revolución rusa - Pan, paz, tierra... libertad — Le Monde Diplomatique
Gabriel Quirici: La Revolución Rusa desafió a la izquierda, al marxismo y al capitalismo [Audio] — Del Sol

— Notas sobre la película “El joven Karl Marx”, del cineasta haitiano Raoul Peck
Eduardo Mackenzie:"Le jeune Karl Marx ", le film le plus récent du réalisateur Raoul Peck vient de sortir en France — Dreuz
Minou Petrovski: Pourquoi Raoul Peck, cinéaste haïtien, s’intéresse-t-il à la jeunesse de Karl Marx en 2017? — HuffPost
Antônio Lima Jûnior: [Resenha] O jovem Karl Marx – Raoul Peck (2017) — Fundaçâo Dinarco Reis
La película "El joven Karl Marx" llegará a los cines en el 2017 — Amistad Hispano-Soviética
Boris Lefebvre: "Le jeune Karl Marx": de la rencontre avec Engels au Manifeste — Révolution Pernamente

— Notas sobre el maestro István Mészáros, recientemente fallecido
Matteo Bifone: Oltre Il Capitale. Verso una teoria della transizione, a cura di R. Mapelli — Materialismo Storico
Gabriel Vargas Lozano, Hillel Ticktin: István Mészáros: pensar la alienación y la crisis del capitalismo — SinPermiso
Carmen Bohórquez: István Mészáros, ahora y siempre — Red 58
István Mészáros: Reflexiones sobre la Nueva Internacional — Rebelión
Ricardo Antunes: Sobre "Más allá del capital", de István Mészáros — Herramienta
Francisco Farina: Hasta la Victoria: István Mészáros — Marcha
István Mészáros in memoriam : Capitalism and Ecological Destruction — Climate & Capitalism.us