"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

14/9/15

Honorè de Balzac y la concepción de Marx sobre el quehacer artístico

Honorè de Balzac
✆ J. A. Álvarez Castaño
Patricia G.   |   A pesar de no existir ninguna obra escrita por Marx donde se aborde únicamente el tema del arte, hay varias observaciones al respecto en sus escritos. Parte de la concepción materialista, es decir, de la afirmación de que las condiciones materiales (la estructura) determinan la superestructura. Al respecto Sánchez Vázquez aclara sobre la “estética marxista” que: el arte existe una vinculación con las condiciones materiales de existencia. Es una postura que trata de explicar el quehacer artístico a lo largo de la Historia a través del cambio en el modo de producción, como si el arte fuese una especie de “espejo” de la realidad. Sin embargo, uno de los principales problemas que enfrentó Marx fue tratar de explicar el auge de este tipo de actividades en la antigua Grecia teniendo como modo de producción un sistema esclavista. La razón de no poder superar esta contradicción radica en haber establecido una relación de igualdad entre la verosimilitud y la verdad.

Lo verosímil es algo creíble, algo que tiene la apariencia de ser verdadero, mientras que lo real seque sólo se cumple (no por completo). Dentro de las corrientes literarias, corresponde a la época de Marx el desarrollo del Realismo. Sólo en este caso se entrecruzan ambos conceptos, lo anterior quedará más claro cuando se expliquen las características del mismo. El período en el que se inscribe la Crítica de la Economía Política coincide con el auge de una corriente literaria denominada Realismo, cuyas características responden justamente al sistema de ideas del materialismo histórico: a un intento de retratar a la sociedad.

Sin embargo, se sostiene en el presente trabajo que, no es posible establecer dicha igualdad, para ello se eligió como ejemplo del movimiento realista a uno de sus máximos representantes: Honorè de Balzac y su obra titulada Papá Goriot.

 Antes de pasar a otro punto es menester mencionar algunas características de este movimiento; Gustave Flaubert es considerado junto con el ya mencionado y Stendhal como principales precursores de esta nueva tendencia estética en el terreno literario. Históricamente esta corriente se sitúa posterior al Romanticismo, movimiento artístico donde las pasiones tomaban la batuta del concierto y la razón brillaba por su ausencia.  Uno de los rasgos más característicos del Realismo es que intentaba presentar en la creación literaria un retrato de la sociedad, tiene tintes historicistas, observan la vida y psicología de los personajes (“cuadro costumbrista [1]”) para expresarlos a través de descripciones detalladas. Se retrata el ansia de movilidad social representa una analogía con el método científico, profundiza los efectos del ambiente en la escena, colores, impresiones sonoras, así como la evolución de uno o más personajes a lo largo de historias que se prolongan en el tiempo. Los diálogos son muy vivos, los elementos de composición se manejan de tal manera que la forma sea fiel a la realidad, sin embargo no se descuida la calidad literaria de la prosa.

Los temas que se desarrollan se inmiscuyen en los conflictos sociales, especialmente en la burguesía, es por ello que la concepción de Marx al respecto concluye en afirmar que “sirve” como reflejo. También se sirve de párrafos largos, de diversos registros (la forma de hablar de cada personaje).

Los escritores del realismo viven, al igual que Marx, en un contexto de ascenso de la burguesía. Al respecto del autor escogido para este ensayo, Engels escribe en 1888:
Balzac, al que yo considero un maestro del realismo… nos da en la 'Comedia Humana' una excelente historia realista de la sociedad francesa, ya que, bajo la forma de una crónica, describe casi año con año, desde 1816 hasta 1848, el impulso siempre creciente de la burguesía en ascenso contra la sociedad nobiliaria… Describe cómo los últimos avances de esta sociedad –para él ejemplar- iban poco a poco quedando atrás ante el asalto del rico y vulgar advenedizo o eran corrompidos por él… en torno a este cuadro central agrupa una historia completa de la sociedad francesa de la cual yo, hasta en las particularidades económicas… he aprendido mucho más que todos los historiadores, economistas y estadistas de profesión de todo este periodo. Por cierto, políticamente, Balzac fue un legitimista; su gran obra es una continua elegía sobre la inevitable ruina de la buena sociedad. Todas sus simpatías están de la parte de la clase que está destinada a desaparecer. Pero, no obstante eso, nunca su sátira es más punzante, su ironía más amarga que cuando hace entrar en acción precisamente a los hombres y a las mujeres con lo que simpatiza más, es decir los nobles. [2]
Engels está de acuerdo en la crítica a la nobleza, sin embargo resalta que las simpatías de nuestro autor se llevaban bastante bien con ellos. Cabe resaltar por qué: Balzac creció en el seno de una familia burguesa, posteriormente incursiona en la literatura y en los negocios, contrae matrimonio con la hija de un banquero: Anne-Charlotte-Laure Sallambier, bajo estas circunstancias resulta entendible su posición.

Retomando las características, es posible afirmar que la prosa narrativa se convierte en dominante debido a este afán de romper por completo con las formas anteriores, y por ello se deja el verso de lado, Los realistas sostienen que la realidad es la materia donde los escritores se mueven como testigos. Un ejemplo se presenta a continuación, la descripción correspondiente al protagonista de la historia:
Papá Goriot, anciano de sesenta y nueve años aproximadamente, se había retirado a casa de la señora Vauquer en 1813, después de abandonar los negocios. Al principio había tomado el apartamento que ocupaba la señora Couture, y pagaba entonces mil doscientos francos de pensión, como hombre para el que cinco luises más o menos eran una bagatela. La señora Vauquer había remozado las tres habitaciones de este apartamento mediante una cantidad preliminar que sirvió al parecer para amueblarlas malamente con unas cortinas de algodón amarillo, unos sillones de madera barnizada, tapizados con terciopelo de Utrecht, algunas pinturas a la cola y papeles pintados que habían rechazado las tabernas del barrio. Quizá la indiferente generosidad con que se dejó atrapar papá Goriot, que en esta época era respetuosamente llamado señor Goriot, hizo que ella le considerase como un imbécil  que no entendía nada de negocios. Goriot llegó equipado de un guardarropa bien provisto, el magnífico ajuar del comerciante que no se privaba de nada al retirarse de los negocios. La señora Vauquer había admirado dieciocho camisas de Holanda, cuya finura era realzada por los dos alfileres, con un gran diamante cada uno, unidos por una cadenita, que el fabricante de fideos llevaba sobre su pechera. Vestido habitualmente con un traje azul, se ponía cada día un chaleco blanco, bajo el que fluctuaba su vientre piriforme y prominente, que hacía rebotar una pesada cadena de oro adornada con dijes
Su petaca, también de oro, tenía un medallón lleno de cabellos, que le hacían, en apariencia culpable de algunas conquistas. Cuando su patrona le acusó de ser un “galancete”, dejó vagar por sus labios la alegre sonrisa del burgués halagado en su debilidad. Sus armarios se llenaron con los numerosos objetos de plata de su casa. Los ojos de la viuda se iluminaron cuando le ayudó amablemente a desembalar y a colocar los cucharones, las cucharas, los cubiertos, las aceiteras, las salseras,   algunas fuentes, juegos de desayuno de plata dorada, en fin, piezas más o menos bellas, que pesaban unos cuantos kilos, de las que no quería deshacerse. Estos regalos le recordaban las solemnidades de su vida familiar (Balzac 30).
Todo lo anterior, sólo para describir la llegada del personaje principal a la pensión de la señora Vauquer. Se menciona edad, rasgos físicos, apariencia, personalidad, ocupaciones, la historia detrás de sus objetos personales…Otro de los personajes importantes en esta novela es el joven estudiante Eugene de Rastignac, que representa la transición del campo, de las actividades de la viña, hacia la ciudad, pero también las aspiraciones de escalar posiciones sociales y mejorar su situación material a través de su acercamiento con la vizcondesa de Beauséant.

Una prueba más del intento de este movimiento literario por funcionar como reflejo de la sociedad se encuentra presente en los diálogos de los personajes:  el tipo de lenguaje utiliza uno de ellos para describir a la mujer que roba su atención, ya no utiliza expresiones del Romanticismo como: “un ángel cuya belleza sublima el alma”, sino algo como: “…una mujer a la que el marqués de Ronqueroles llamaba ‘un caballo pura sangre’. (Balzac 44). Por último, pero no menos importante es la descripción de ambientes:
Al día siguiente, por la mañana, reinaba en París una de esas nieblas espesas que  lo envuelven y ensombrecen hasta el punto, que las personas más puntuales se equivocan de hora. No se acude a las citas de negocios. Todo el mundo cree que son las ocho cuando son las doce (Balzac 47).
La afirmación de que las condiciones materiales se reflejan en una forma de hacer literatura queda en entredicho, en primer lugar porque no existe igualdad entre los términos de verdad y verosimilitud, en segundo se encuentra la contradicción encontrada por el propio Marx sobre el quehacer artístico en la antigua Grecia con un modo de producción esclavista, tercero: dentro del periodo capitalista se han desarrollado muchos estilos literarios, no se cumple la postura marxista, cuarto: la literatura (y en general el arte) son una creación del autor, en este sentido, a pesar de las acertadas descripciones sobre la burguesía relatando episodios de la vida, las inquietudes de los personajes, el ansia de ascenso en la jerarquía social, la psicología, el ambiente y los detalles, no es posible exigirle a la literatura dar testimonio de la realidad: la creación literaria como objeto del arte 
“… es un objeto acabado al que se ha dado forma, que ha sido inventado y que es, no solamente artístico sino también artificial (en el mejor sentido de esta palabra). Por tal motivo, no es ni puede ser una proyección de la experiencia…” (Eichenbaum 10).
Bibliografía
Honorè de Balzac. Papá Goriot. México: Colofón. 2008
Adolfo Sánchez Vázquez. Ensayos sobre arte y marxismo. México: Grijalbo. 1983. p 14.
Boris Eichenbaum “Cómo está hecho El capote de Gogol” en Tzvetan Todorov (Ed.) Teoría de los formalistas rusos, México: Siglo XXI. 1991.
Notas
[1] Se refiere a las costumbres de las personas: la manera de hablar, de vestir, de pensar…
[2] M. López. Introducción, en Honorè de Balzac. Papá Goriot. México: Colofón. 2008. p 5.
https://tiemposcriticos.wordpress.com/

____________________________________

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente – La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Jérôme Skalski: El Capital: una obra colosal“para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” [Entrevista con Michael Heinrich] — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional.cat
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periodico.cat
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
Anne Dolhein: La Chine offre une statue de Karl Marx à la ville de Trèves en Allemagne — Reinformation
Karl Marx y Friedrich Engels, los padres del socialismo científico — Guerrero Liberación
Rodolfo Salazar González: Resurgimiento de Karl Marx — Buenos Días Tamaulipas
Marcelo Pereira: El Manifiesto del Partido Comunista es Un gran relato — La Diaria
Les jeunes années de Karl Marx au cinéma — Arte TV
José Pablo Noriega de Lomas, Universidad de Oviedo: Marx y Engels: Dos sistemas materialistas diferentes (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Carlos Prieto: Un icono pop llamado Karl Marx — El Confidencial
Benjamin Edgard: Notre ennemi le Capital — Le Comptoir
Jonathan Martineau y el feminismo marxista a escala internacional: 1) Intersección, articulación: el álgebra feminista — Marxismo Crítico / 2)Intersection, articulation : l’algèbre féministe — Période
Rodolfo Salazar González: Karl Marx, un filósofo legendario — Noticias de Tampico
Jotave: El Capital / Sesquicentenario de un libro que influye en el acontecer — La Arena
Gauthier Ambrus: Trump, Marx et la mondialisation. Quand l’auteur du «Capital» renvoie Chine, Europe et Amérique dos-à-dos — Le Temps
Gabriel Vargas Lozano & Raúl Páramo Ortega: Marx y Freud: Hacia una Nueva Racionalidad de la Sociedad y de la Historia. Presentación editorial del libro — México es Cultura
Iris de la Cruz Saborit & Liz Armas Pedraza: Pensamiento Crítico: una revista de todos los tiempos, exponente del marxismo en Cuba a fines de los 60 — Cuba Ahora
Andrei Martínez Finkelshtein: ¿Es cierto que Karl Marx se dedicaba a las matemáticas en su tiempo libre? — Quora
Jaime Corena: El verdadero Trump visto desde Marx — La Haine
Guía para el estudio del Manifiesto del Partido Comunista de Marx y Engels — Fiuxy
Horacio González y Eduardo Grüner reflexionan sobre los 150 años de El Capital: Un campo de batalla para los debates — Página 12
Cinzia Romani: Un Marx sexy e pop per spiegarlo ai giovani globalizzati — Il Giornale
Sarah Jaffe: El surgimiento de la izquierda estadounidense: del Marxismo a la Resistencia ante Trump — TeleSur
__________________
(*) Acceso indirecto