"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

9/4/14

Durkheim y Marx | Apuntes para la discusión de los estereotipos

Karl Marx & Émile Durkheim ✆ Jocelin  
Ariel Mayo  |  Es habitual calificar a Émile Durkheim (1858-1917) de sociólogo “positivista”. Como el positivismo goza de poco aprecio en nuestros días, la calificación mencionada es una forma elegante de condenar la obra del sociólogo francés al desván de los trastos viejos de la teoría social. Al hacerlo, se deja de lado una de las construcciones teóricas más sólidas elaboradas en el marco del proyecto teórico de la ciencia social de la burguesía. En la vida no hay casualidades. El destino de la obra de Durkheim va de la mano con la renuencia de la burguesía para admitir las crisis bajo el capitalismo y la necesidad de una ciencia que dé cuenta de las mismas. La sociología durkheimiana es, ante todo, una ciencia de la crisis y procura resolver los problemas de la clase dominante a partir del reconocimiento de la existencia de profundas contradicciones en la sociedad burguesa. Es por ello que Durkheim se vio obligado a desarrollar una sociología dirigida a impugnar el individualismo imperante en la economía, pues ese individualismo había conducido a una profunda crisis de la sociedad (ver su desarrollo del concepto de anomia en La división del trabajo social y en El suicidio). En los párrafos siguientes presentaré un ejemplo del carácter que asumió esa impugnación y de los puntos de contacto del mismo con el marxismo.

 Desde que el mundo es mundo (o, mejor dicho, desde que existe la sociedad) hay dos caminos alternativos para analizar los hechos sociales: O bien se considera que la sociedad es el producto de la suma de los individuos que la componen y, por tanto, el estudio de lo social debe empezar por el individuo. O bien se piensa que el individuo no puede vivir fuera de la sociedad y que ésta posee una realidad que termina por imponerse a la voluntad individual; en este caso, el estudio de lo social debe comenzar por la sociedad, sea como fuere que se conciba a esta.

La sociología, ciencia del capitalismo, enfrentó desde sus orígenes el dilema planteado en el párrafo anterior. Así, una parte de los sociólogos centraron sus estudios en el individuo y los motivos de sus acciones; Weber, el comprensivismo y los partidarios de la hermenéutica, son ejemplos de esta corriente a la que podemos denominar individualista metodológica. En cambio, Durkheim, los funcionalistas y estructuralistas varios, en cambio, son exponentes de la corriente que postula la centralidad de la sociedad y su primacía sobre el individuo al momento de analizar los fenómenos sociales.

Reconocer la primacía de la sociedad sobre el individuo implica rechazar la tesis que afirma que lo social es producto de la voluntad de los individuos (1) (tesis que alcanza una expresión acabada en la concepción que sostiene el carácter artificial de la sociedad frente al individuo, que es concebido como “lo natural”). En este punto, existe una coincidencia entre la sociología de Durkheim y el marxismo. 
“No son las ideas abstractas las que conducen a los hombres, y no se podría explicar el desarrollo de la historia por puros juegos de conceptos metafísicos. En los pueblos, como en los individuos, las representaciones tienen ante todo por función expresar una realidad que ellas no crean; por el contrario, proceden de ella y si luego pueden servir para modificarla, esto es sólo en una medida restringida. Las concepciones religiosas son producto del medio social y están muy lejos de producirlo, y si una vez formadas actúan sobre las causas que las han engendrado, esta reacción no podrá ser muy profunda.” (p. 329; el resaltado es mío). 
En La ideología alemana (3), Marx y Engels escribieron:
“Los hombres son los productores de sus representaciones, de sus ideas, etc., pero los hombres reales y actuantes, tal y como se hallan condicionados por un determinado desarrollo de sus fuerzas productivas y por el intercambio que a él corresponde, hasta llegar a sus formaciones más amplias. La conciencia no puede ser otra cosa que el ser consciente, y el ser de los hombres es su proceso de vida real. (…) La moral, la religión, la metafísica y cualquier otra ideología y las formas de conciencia que a ellas corresponden pierden, así, la apariencia de su propia sustantividad. No tienen su propia historia ni su propio desarrollo, sino que los hombres que desarrollan su producción material y su intercambio material cambian también, al cambiar esta realidad, su pensamiento y los productos de su pensamiento. No es la conciencia la que determina la vida, sino la vida la que determina la conciencia.” (p. 26; el resaltado es mío).
En lucha contra el idealismo de la filosofía clásica alemana, Marx y Engels desarrollaron su concepción del carácter determinado de la conciencia de los individuos; enfrentado con el individualismo de la economía, Durkheim se vio obligado a elaborar una concepción semejante. La coincidencia entre las afirmaciones de Durkheim y las de los clásicos del marxismo se da en el marco de la lucha contra el individualismo metodológico y el idealismo. Esto es así porque la teoría de la sociedad requiere, antes que cualquier otra cosa, el reconocimiento de la autonomía de lo social frente al individuo. Si el Estado, el mercado, la sociedad, son el mero producto de la voluntad de los individuos, y es esta voluntad (o la naturaleza humana) el factor que explica el desarrollo de la historia, la teoría social no más que una psicología individualista más o menos sofisticada. El egoísmo, la propensión a comercial, el espíritu de competencia, cualidades todas del individuo, son los factores explicativos y el individualismo metodológico pasa a ser la concepción predominante en sociología.

La obra de Durkheim propone otro camino. Los individuos nacen en un mundo ya creado, y no pueden modificarlo a voluntad. En este sentido, el individuo tiene un menú limitado de opciones al momento de emprender la tarea del cambio social. Esto no supone negar el carácter conservador del proyecto sociológico durkheimiano, pero permite comprender de manera más acabado lo específico de su sociología y el énfasis puesto por este autor en separar a la sociología de la psicología y la economía. Además, el rechazo de la metafísica por Durkheim debe entenderse en esta línea de pensamiento, que rechaza la existencia de principios abstractos que permitan explicar el desarrollo histórico (4). 

El expediente de colgarle a Durkheim la etiqueta de “positivista” y meterlo, por ende, en el rechazo general al positivismo (rechazo que, por otra parte, tiene un carácter posmoderno en la medida en que implica una repulsión generalizada de la verificación empírica), es una manera de deformar el problema de los orígenes de la sociología y su distinción respecto al marxismo.

Notas

(1)  Dicho de otro modo: la tesis que afirma que los individuos crean lo social a su imagen y semejanza, a su antojo y con plena libertad.
(2)  Durkheim, Emile. (2006). [1° edición: 1897]. El suicidio. Estudio de sociología y otros textos complementarios. Buenos Aires: Miño y Dávila.
(3)  Marx, Karl y Engels, Friedrich. (1985). La ideología alemana. Buenos Aires: Ediciones Pueblos Unidos y Cartago.
(4)  Así debe entenderse, por ejemplo, su crítica a Comte en Las reglas del método sociológico.

Not@s sobre Marx, Engels y el marxismo

— Especial: 150 años de la primera edición de El Capital
Carla de Mello: A 150 años de El Capital, la monumental obra de Karl Marx — Juventud Socialista del Uruguay
Rodolfo Bueno: El Capital cumple 150 años — Rebelión
Juliana Gonçalves: "El Capital no es una biblia ni un libro de recetas", dice José Paulo Netto [Português ] — Brasil de Fato
Nick Beams: Le 150ᵉ anniversaire de la publication du 'Le Capital' — World Socialiste
Diego Guerrero: El Capital de Marx y el capitalismo actual: 150 años más cerca — Público
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
José Sarrión Andaluz & Salvador López Arnal: Primera edición de El Capital de Karl Marx, la obra de una vida — Rebelión
Alejandro Katz & Mariano Schuster: Marx ha vuelto: 150 años de El Capital. Entrevista a Horacio Tarcus — La Vanguardia
Sebastián Zarricueta: El Capital de Karl Marx: 150 años — 80°
Leopoldo Moscoso: 'Das Kapital': reloading... — Público
Riccardo Sorrentino: I 150 anni del 'Capitale' e l’equilibrio economico generale — Il Sole 24 Ore
Marcello Musto: La durezza del 'Capitale' — Il Manifesto
Esteban Mercatante: El valor de El Capital de Karl Marx en el siglo XXI — Izquierda Diario
Michael Roberts: La desigualdad a 150 años de El Capital de Karl Marx — Izquierda Diario
Eddy Sánchez: Y con él llegó el escándalo. Marx y El Capital 150 años después — Espai Marx
Ricardo Bada: El Capital en sus 150 años — Nexos
Christoph Driessen: ¿Tenía Marx razón? Se cumplen 150 años de edición de El Capital — El Mundo
Juan Losa: La profecía de Marx cumple 150 años — Público
John Saldarriaga: El Capital, 150 años en el estante — El Colombiano
Katia Schaer: Il y a 150 ans, Karl Marx publiait ‘Le Capital’, écrit majeur du 20e siècle — RTS Culture
Manuel Bello Hernández: El Capital de Karl Marx, cumple 150 años de su primera edición — NotiMex
Entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de El Capital: Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en El Capital de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
'Das Kapital', une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Jérôme Skalski: Lire ‘Le Capital’, un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité

— Otras Notas
Cinéma: "Le jeune Karl Marx" retrace la vie du théoricien du communisme — France Info
Vincent Présumey: 1837-1848: Suivi des écrits de Karl Marx. 1° époque: entre Epicure et Hegel — Mediapart
Jacinto Valdés-Dapena Vivanco: La teoría marxista del Che Guevara — Bohemia
Dans 'Le jeune Karl Marx', Raoul Peck explore les années de formation de l’auteur du Capital — Les Voix du Monde
Comment Karl est devenu Marx: un biopic sur le père du communisme — TV5 Monde
Beatrice Debiasi: Il robot decreterà la fine delle dottrine di Marx? — Secolo Trentino
Las ideas de Marx mantienen actualidad — En Marcha
"Le Jeune Karl Marx": La transformation d’un mythe — TouteLaCulture
Aldo Casas: El marxismo como herramienta para la lucha — La necesidad de la formación en la militancia — La Tinta
Andrea Vitale: La critica di Pareto a Marx: una abborracciatura — Operai e Teoria
Héctor Salazar: Marx, dos aspectos fundamentales en su desarrollo: dialéctica y tránsito del idealismo al materialismo — Marx desde Cero
Annelie Buntenbach: Marx provides us with a glimpse behind the scenes of capitalism — Marx 200
Roman Rosdolky: Marx ésotérique et Marx exotérique — Palim Psao
Lepotier: Marx, Marxisme, Cui bono? — Bella Ciao
La película 'El joven Karl Marx' llegará a los cines en el 2017 — Amistad Hispano-Soviética
Antoni Puig Solé: La Ley del Valor y la ecología en Marx — Lo que somos
Karl Marx y sus "Cuadernos de París" toman vida con ilustraciones de Maguma — El Periódico
Laura "Xiwe" Santillan: La lucha mapuche, la autodeterminación y el marxismo — La Izquierda Diario
Jean-Marc Vittori: Quand Draghi cite le grand Karl — Les Echos
Nelson Fernández: Los hijos uruguayos de Adam Smith y Karl Marx — El Observador
Teresa Macrí: Il filosofo Engels torna a casa — Il Manifesto
José de María Romero Barea: Hölderlin ha leído a Marx y no lo olvida — Revista de Letras
Carta de Marx a Abraham Lincoln tras su reelección como presidente de EEUU y en la que elogia su lucha contra la esclavitud — Ctxt
Konfuzius und Marx am Roten Fluss — Diario Digital
Vladimiro Giacché: Note sui significati di "Libertà" nei Lineamenti di Filosofia del Diritto di Hegel — Il Comunista
Salvador López Arnal: Manuel Sacristán (1925-1985) como renovador de las tradiciones emancipatorias — Rebelión
Paúl Ravelo Cabrera: Marx, Derrida, el Gesto Político y la supercapitalización mundial — Scribb
Dino Greco: In difesa del marxismo — Sollevazione
Alberto Quiñónez: Arte, praxis y materialismo histórico — Rebelión
Sebastiano Isaia: Il Capitale secondo Vilfredo Pareto — Nostromo
Milliere Guy: Le fascisme de gauche gagne du terrain — Les 4 Vérités
De Karl Marx à Mahomet: la diabolique alliance espagnole entre la gauche et les fondamentalistes islamiques — Dreuz Info
Karl Marx & Friedrich Engels: 1. Crítica del Programa de Erfurt y 2. Crítica del Programa de Gotha — Scribb
Josefina L. Martínez: Feminismo & Socialismo marxista - Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo — Rebelión
John Bellamy Foster: Marx y la fractura en el metabolismo universal de la naturaleza — Scribb
José Manuel Bermudo Ávila: Concepto de Praxis en el joven Marx — Scribb
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario