"No hay porvenir sin Marx. Sin la memoria y sin la herencia de Marx: en todo caso de un cierto Marx: de su genio, de al menos uno de sus espíritus. Pues ésta será nuestra hipótesis o más bien nuestra toma de partido: hay más de uno, debe haber más de uno." — Jacques Derrida

12/11/13

Marx y Engels ante las tensiones del ocaso de la modernidad

 “Todos los que empiezan imaginando un Engels vulgarizador y desnaturalizador del pensamiento de Marx terminan inevitablemente encontrando demasiado ‘engelsianas’ muchas afirmaciones del mismo Marx.” —  Sebastiano Timpanaro

Karl Marx & Friedrich Engels
✆ Cássio Loredano
Sergio de Zubiría Samper  |  Tal vez no existan unas condiciones más favorables para leer o releer las obras de Marx y Engels que el estado de ánimo configurado en la última década de cierre del pasado milenio. Afirmación que a primera vista podría parecer paradójica, a pocos años del colapso de los regímenes socialistas de Europa del Este. Podríamos aludir, para empezar, algunas de estas condiciones que consideramos propicias para la relectura, sin la intención de agotar su riqueza, complejidad y problematicidad.

En primer lugar, se hace necesario constatar la posibilidad de despojar sus obras de la condición de ideología justificadora del denominado "socialismo real" que, como señala J. Muguerza, en muchos ámbitos tenía más de real que de socialismo y su virtual nexo con los atropellos de los derechos humanos en los regímenes burocráticos o de Estado-Partido. Ya que la contención y congelamiento de los conflictos sociales y humanos no pertenecen al sentido de la teoría marxista como filosofía de la praxis. Hoy es posible diferenciar las tesis teóricas de Marx y Engels, de su condición de ideología justificadora del "socialismo real". También diferenciar diversos marxismos, presentes tanto en sus fundadores como en los desarrollos posteriores.

En segundo lugar, el rechazo a su obligado estatuto de “ciencia” tanto en manos del estalinismo como de algunos estructuralismos occidentales y todas las secuelas dogmáticas que esto conllevó. Tanto la intromisión acrítica de un concepto positivista de ciencia, como la pretensión de convertir al marxismo en la supuesta tematización y solución de todos los problemas humanos. Situación que hace recordar a Ernest Mandel que esos problemas para la tradición marxista son tan sólo seis, aunque de invaluable importancia para la condición humana: suprimir a escala mundial el hambre, la miseria y la falta de bienes necesarios para la supervivencia; sustituir la economía monetaria por unas relaciones sociales basadas en la satisfacción integral de las necesidades; hacer innecesaria la guerra y la utilización permanente de la violencia para la resolución de los conflictos humanos; eliminar cualquier forma de explotación, opresión, sometimiento y enajenación; abolir la división de la sociedad en clases, el enriquecimiento exclusivamente individual y la consecuente escisión en Estados nacionales hostiles entre sí, logrando un sistema de solidaridad y cooperación universal; asegurar a todo niño, mujer y hombre, las premisas sociales para la realización de sus potencialidades.

En tercer lugar, la importante vivencia de la catástrofe de todo ese conjunto de “manuales” para la divulgación de la teoría marxista, que con una aparente función pedagógica velaban una intención simplificadora, el desprecio latente de los lectores, el desconocimiento de las fuentes y el afán por legitimar un orden social injusto e irracional. Catástrofe que restablece con fuerza la necesidad de una lectura de sus textos, directa, autónoma y sin ninguna clase de “dirigismos”; una comprensión mediada por la vida y la crítica.

En cuarto lugar, la actitud dudosa ante lecturas que pretendan unilateralizar un exclusivo componente de la realidad, tal como hacen el “economicismo”, “sociologismo”, “practicismo” o la prioridad de la “infraestructura”, las cuales desconocen su interés antireduccionista, capaz de una comprensión compleja de los fenómenos humanos. La conciencia de que los textos de Marx y Engels son una obra en construcción que contienen contradicciones, ambigüedades y lagunas; así como acentos, matices y diferendos entre estos dos autores. La confirmación de que la insistente aseveración de Marx de que “no era marxista”, implica que sus obras y los marxismos son compresibles sólo en plural, porque el unanimismo es la negación de sus entrañas más profundas.

Quinto: el progresivo decantamiento de la noticia del colapso de los regímenes burocratizados de Europa Oriental que, en términos de Alfonso Sastre “es una buena noticia: hay que volver a empezar”, en tanto anuncio, no significa la bancarrota ni el adiós definitivo a las teorías marxistas. Muestra de ello es la importante producción teórica en los últimos años de lecturas reconstructivas, deconstructivas y hermenéuticas del pensamiento marxista.

En sexto lugar, los aportes que continúa haciendo la teoría marxista a la explicación y comprensión de la fase actual de la acumulación capitalista y las pretensiones hegemónicas de la globalización neoliberal. La situación contemporánea del capitalismo no puede ser comprendida, en algunas de sus manifestaciones, sin el recurso obligado a categorías e interpretaciones marxistas. Tal vez por esta razón Marshall Berman llega a afirmar que la “apologética capitalista de Adam Ferguson a Milton Friedman, resulta notablemente pálida y carente de vida”, porque aquellos que celebran el capitalismo a veces ni lo comprenden ni lo explican; les asusta e incómoda su fuerza y creatividad.

Notas sobre Marx, Engels y el marxismo

Entretien avec Michael Heinrich: Débat. “Le Capital”: un travail colossal “pour percer un système complet de fausses perceptions” — A l’encontre
Jérôme Skalski entrevista a Michael Heinrich: El Capital: una obra colosal “para desenmascarar un sistema completo de falsas percepciones” — Viento Sur
Robin Clapp, Partido Socialista de Inglaterra y Gales: El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy — Werken Rojo
A 150 años de la primera edición de "El Capital": Una obra que trascendió a su época — La Arena
La dialéctica de lo abstracto y lo concreto en "El Capital" de Marx de Evald Vasiliévich Iliénkov — Templando el Acero
Francesc Torralba: "Todo lo sólido se desvanece en el aire" - ¿Y si Marx tuviera razón? — Vida Nueva
Michel Husson: Marx, Piketty et Aghion sur la productivité — A l’encontre
El “Dragón Rojo”, en Manchester: Cierran el histórico pub donde Marx y Engels charlaban "entre copa y copa" — BigNews Tonight
El capitalismo se come al bar donde Marx y Engels debatían sobre comunismo — El Español
Carta de Karl Marx al rabino Baruch Levi — Metapedia (Publicada en la "Revue de Paris" el 01-06-1928)
Tony Blair confiesa haber "tanteado el marxismo" — Sputnik
“Karl Marx le Retour” de Howard Zinn — Le Repúblicain Lorrain
Engels y la independencia política de los trabajadores — Marxist Internet Archive
Ante el fallecimiento de Friedrich Engels — OM Radio
Conmemoramos la vida del camarada Engels — Abayarde Rojo.
Hassan Pérez Casabona: Federico Engels, titán de las ideas — Trabajadores
Cinco aportes de Engels a 122 años de su muerte — Zócalo
Shameel Thahir Silva: Pensando en el nuevo partido de las FARC-EP y su marxismo-leninismo — Rebelión
Vingtras: "Les ingénieurs de l'avenir lumineux" — Mediapart
Carlos Oliva Mendoza: Adolfo Sánchez Vázquez: ¿marxismo radical o crítica romántica? — InfoLibre
Francisco Cabrillo: Cómo Marx cambió el curso de la historia — Expansión
Bernardo Coronel: ¿El marxismo es una ciencia? — La Haine
Sylvain Rakotoarison: Le capitalisme selon Karl Marx — Agora Vox
Il y a 150 ans, le 17 juillet 1867, Karl Marx publiait "Das Kapital" à Londres, une oeuvre décisive de déconstruction du système de production, d'échange et d'exploitation capitaliste — Le Chiffon Rouge Morlaix
Ismaël Dupont: Marx et Engels: les vies extravagantes et chagrines des deux théoriciens du communisme! — Le Chiffon Rouge Morlai
Mónica Zas Marcos: Rosa Luxemburgo, el águila de la izquierda que callaron con una bala — El Diario
Karl Marx & Friedrich Engels: Cartas sobre las ciencias de la naturaleza y las matemáticas — Scribb (*)
La tarjeta de crédito de Karl Marx — Perspectivas
Mordraal: Quelques idées reçues sur Marx — Mediapart
Karl Marx et notre Etat profond français de souche — DeDefensa
Marx, el Estado y la política. Un libro de Antoine Artous — Scribb
Mehdi Touassi: Relire Marx en 2017 — LuxeRadio
Omar Carreón Abud: El Capital fue una obra pensada para enseñar a razonar científicamente a la clase obrera — Crónica de Chihuahua
Un asilo recrea época comunista en Alemania como terapia para los ancianos — Nación 321
Angelo Deiana: Chi possiede veramente oggi i mezzi della produzione? Una rilettura di Marx per comprendere il futuro — Formiche
Karl Marx et le prince-président Macron — DeDefensa
Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento? La Conversación
A los 100 años de su nacimiento, la obra de Eric Hobsbawm sigue siendo referente — La Vanguardia
Eric Hobsbawm: El último marxista de occidente — Milenio
Eric Hobsbawm, el historiador marxista que explicó el siglo XX — Diario de Sevilla
Romain Chiron: Bobigny: La cité Karl Marx se réinvente en quartier résidentiel — Le Parisien
Maciek Wisniewski: Tres despachos sobre György Lukács – La Haine
Quand Youssef Chahed cite Karl Marx (Video) – Huffington Post
Michael Heinrich - Entretien réalisé et traduit par Jérôme Skalski: «Avec Marx, on ne peut pas séparer la vie et l’œuvre» - L’Humanité
Jérôme Skalski: Lire "Le Capital", un appel au possible du XXIe siècle - L’Humanité
Face aux impostures libérales, Marx, penseur capital - L’Humanité
Karl Marx en el diván: la psiquiatría franquista como arma — El País
Andrea Vitale: Lo spettro di Marx — Operai Contro
Daniel Álvaro: El problema de la comunidad. Marx, Tònnies, Weber (PDF) — Dialnet, Universidad de La Rioja (*)
Marx y la Teoría del Derecho — Scribd
El marxismo y los juegos malabares — Diario de Jerez
Jorge Ortega Reyna & Víctor Hugo Pacheco Chávez: John Berger: Un marxismo para el mañana — Memoria
Roberto Fineschi: El Capital tras la edición histórico-crítica — Viento Sur
Daniela Gros: Il giovane Karl Marx — Moked
Saoudi Abdelaziz: 1882. Karl Marx se fait couper la barbe à Alger — Le blog de algerie-infos
Jaime Osorio: La teoría marxista de la dependencia revisitada — Viento Sur
Andrés Arnone: Naturaleza y economía en Marx y Engels: de procesos naturales y construcciones sociales — La Izquierda Diario
Gustau Nerín: El 'Manifiesto comunista' de Marx y Engels, vuelve — El Nacional
Luigi Mascheroni: Che borghese quel Karl Marx. Parola di Morselli — Il Giornale
Eros Barone: Il segreto del potere capitalistico — Varese News
Luis Escalante: El hondureño que le escribió a Karl Marx — Hablemos de Honduras
José Roberto Herrera Zúñiga: El terrorismo individual: un análisis desde el marxismo clásico — Universidad de Costa Rica
Albert Sáez: Salarios y beneficios — El Periódico
Tres marxistas negros, las sociedades de color y el marxismo en Cuba (1940-1961) — Rebelión
Juan J. Paz y Miño cuenta algo insólito en Ecuador: Marxismo probancario — El Telégrafo
André Tosel: Marxismos, neo-marxismos y post-marxismos — Viento Sur
Mathieu Ait Lachkar: Jeunes en campagne : Amin, de Karl Marx à Jean-Luc Mélenchon — Ouest-France
_____________________
(*) Acceso indirecto